Estrategia Nacional del Litio: Comisiones de la Cámara analizan su impacto ambiental y en los pueblos originarios

Abr 11, 2024

Dentro de las consultas de los parlamentarios, se planteó la inquietud de cuál y cómo será la institucionalidad que resguardará las zonas protegidas.

En dos instancias legislativas, las y los diputados analizaron los efectos de la implementación de la Estrategia Nacional del Litio.

Por una parte, la Comisión de Medio Ambiente recibió las exposiciones de la ministra de esta cartera, Maisa Rojas, y del de Economía, Nicolás Grau.

El objetivo de la cita era recabar más antecedentes sobre cuál es el real impacto de la explotación de litio en los salares. Frente a esto, la ministra Rojas expuso sobre los objetivos ambientales que contempla esta estrategia.

Dicho objetivos consideran la creación de una Red de Salares Protegidos con el fin de resguardar, al menos, un 30% de los ecosistemas a 2030. Dicho compromiso va en línea con las obligaciones internacionales establecidas en la Convención Marco de Biodiversidad.

Por otro lado, la secretaria de estado sostuvo que también se considera potenciar que en aquellos salares en régimen de explotación se asegure el uso de tecnologías de bajo impacto ambiental.

En tal línea, afirmó que, en el escenario actual, existen cinco zonas protegidas. Estos son los Salares de Surire, Huasco, Tara y Pujsa, junto al Complejo Lacustre Laguna del Negro Francisco y Laguna Santa Rosa Maricunga. Además, se encuentra protegido, parcialmente, el Sistema Hidrológico de Soncor (Salar de Atacama) y, sin protección, el Salar de Aguas Calientes IV.

La ministra explicó que en el proceso de creación de la red protección se ha considerado la información de diferentes organismos. Esto, junto a criterios de selección y exclusión, permitirían ampliar las zonas protegidas en un 25%. Así, la Estrategia Nacional del Litio contemplaría el mayor esfuerzo en la protección de estos ecosistemas en la historia del país.

Ministro de Economía

Por su parte, el ministro de Economía, Nicolás Grau, dio a conocer a la comisión que son tres los objetivos principales de la Estrategia Nacional del Litio.

En primer lugar, se busca aumentar la producción, pero de la mano con un avance relevante en materia ambiental. Adicionalmente, la estrategia pretende mejorar la diversificación productiva.

En este escenario, resaltó que los objetivos ambientales, además de ser el esfuerzo más importante implementado, también es una buena señal para los inversionistas. Esto, porque les entrega un escenario claro sobre los lugares en los cuales pueden desarrollar sus proyectos.

Asimismo, reconoció que con los modelos de inversión que presenta la estrategia se potencia la mejora en tecnologías. Esta situación permite transitar a proyectos que disminuyan la tensión entre lo ambiental y lo productivo.

Dentro de las consultas de los parlamentarios se planteó la inquietud de cuál y cómo será la institucionalidad que resguardará las zonas protegidas.

Respecto de lo primero, los secretarios de Estado recalcaron que este plan de explotación es una estrategia multidimensional. Luego, especificaron, en torno a la institucionalidad, que el Ministerio de Medio Ambiente y el Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas serán los encargados de velar por la protección de estas zonas.

Críticas a la Estrategia Nacional del Litio

En tanto, la Comisión de Minería y Energía recibió a representantes de la Comunidad Colla Pai Ote. En su exposición se refirieron al efecto de la Estrategia Nacional del Litio para las regiones y pueblos originarios residentes en ellas.

Al respecto, Ercilia Araya Altamirano, presidenta de la mencionada comunidad, manifestó que existe temor de que sea Codelco quien realice la explotación del mineral. En ese sentido, afirmó que preocupa que se repitan los patrones medioambientales registrados en Atacama, en el salar de Maricunga.

A su vez, comentó que espera que la extracción del litio beneficie al Estado de Chile y, por supuesto, a los pueblos originarios. “Que los recursos vayan a salud, educación, vivienda, etc. Queremos tener un centro para que, por ejemplo, las quimioterapias y otros procedimientos se hagan en el territorio y no tengamos que viajar hasta Copiapó para ello”, remarcó.

Del mismo modo, Ariel León, asesor de la comunidad Pai Ote, comentó que se trata de un pueblo que hace trashumancia de cordillera a mar. Sostuvo que es una comunidad que tiene amplia trayectoria en la minería ancestral de oro y cobre.

Precisó que tienen temor de que, producto del contexto de vulnerabilidad y pobreza, se repita una historia que viene desde el salitre, con diferentes ciclos mineros.

Queremos la protección de las reservas de agua y la protección a las tradiciones de la comunidad, que se respete la integridad cultural”, planteó.

Tras la exposición, las y los integrantes de la instancia recogieron la inquietud de la comunidad. En ese marco, comunicaron que estarán alerta respecto del proceso, confirmando una visita a la zona para mediados de mayo.

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL

Suscríbase al Newslette Minería Chilena