(El Mercurio) Inglés, español y hasta japonés se escuchaba hablar este jueves en CasaPiedra en la cena del Consejo Minero, que congregó a un millar de personalidades del sector productivo más importante de Chile. El evento sirvió para comentar las recientes noticias de la industria, hablar de política y hasta despedirse de algunos ejecutivos.

En la cena se comentaba la inminente llegada a Codelco del ex presidente ejecutivo de Enami, el socialista Jaime Pérez de Arce, quien asumirá en diciembre como vicepresidente de Recursos Humanos. “Puede ser una suerte de transición si asume el gobierno la Nueva Mayoría”, opinó un ejecutivo de la estatal. Aunque Thomas Keller no estaba -coincidió con la cena de Cesco en Shanghai- sí estaba todo el alto mando de Codelco y varios ex presidentes, como Juan Villarzú y José Pablo Arellano. Un poco más allá, se sentaba Diego Hernández, también ex máximo ejecutivo de la estatal, pero ahora en Antofagasta Minerals.

En la mesa principal estaba la vicepresidenta de asuntos externos de BHP Billiton en Chile, María Olivia Recart, junto al mandamás del brazo minero de los Luksic y vicepresidente del Consejo Minero, Jean Paul Luksic. A su lado estaba el Presidente Sebastián Piñera, y el máximo representante del Consejo Minero, Joaquín Villarino.

Nelson Pizarro, de Caserones, entró a CasaPiedra guiando al alto mando de Nippon Mining, que cenó en la mesa presidencial. Este ex ejecutivo de Codelco y de Los Pelambres es uno de los nombres que suena para el directorio de la minera estatal, así como José Pablo Arellano y Máximo Pacheco. A otro que se vio fue al vicepresidente de Pascua Lama, Eduardo Flores, con bastante ánimo pese a tener en suspenso un proyecto de más de US$ 8.500 millones de inversión.

La comida, regada con vino Santa Rita Medalla Real Reserva 2010, fue la despedida de John Mackensey de Chile. El encargado del negocio de Cobre de Anglo y negociador en la pelea con Codelco por la Disputada de Las Condes, partirá en 2014 a Londres, para emprender un negocio propio relacionado con la minería. Pero antes irá a disfrutar las playas chilenas y la Patagonia.

La cena sirvió también para otros fines. Partidarios de las candidaturas presidenciales de Evelyn Matthei y Michelle Bachelet aprovecharon la ocasión de socializar y pedir contribuciones para la costosa campaña de segunda vuelta, contaron algunos comensales. Claro que si tuvieron éxito o no quedó en la más absoluta reserva.

Aunque en el millar de asistentes predominaban ejecutivos mineros, también había representante de comunidades aimara, cocha y diaguitas, entre otros. Además de líderes sindicales, como Raimundo Espinoza, presidente de la FTC, y Gustavo Tapia, su homólogo de la Federación Minera, que agrupa a los sindicatos de mineras privadas.

Mientras se degustaba el timbal de centolla con mousseline de espárragos se comentaba en varias mesas el reiterativo discurso del Presidente Piñera. A la hora del plato de fondo, filete de res con puré de camote, la conversación pasaba por los problemas que tendrán las mineras sin la central Punta Alcalde. Cuando llegó el tiramisú de chocolate, el ánimo estaba más distendido. Mal que mal, para las grandes mineras Chile ha sido casi un paraíso donde invertir. Un edén que quieren mantener.