Andrés Aguirre, de Aprimin: “Se ha puesto de moda cuestionar los servicios externos”

Según el representante de los proveedores, Aprimin, la minería no puede pretender tener las dotaciones dimensionadas para los peak de demanda ni los profesionales capacitados en las últimas tecnologías para resolver temas técnicos.

A un año de asumir la presidencia de la Asociación de Proveedores Industriales de la Minería (Aprimin), Andrés Aguirre, vicepresidente de Komatsu, preferiría estar hablando de la creación de la Comisión de Innovación, de la de Productividad y Costos o del Comité de RSE de la asociación, pero son otros los temas en agenda.

Hoy, además de la desaceleración de la inversión minera, lo que más ocupa al presidente de Aprimin, pues entiende el carácter cíclico de la industria, es el cuestionamiento al modelo de externalización de servicios que, asegura, impulsó el desarrollo de la minería en los últimos 20 años. También le inquieta la estigmatización de los proveedores como “contratistas”, así como la tendencia a comprar en países de costos y estándares bajos.

“Van a pasar dos o tres años antes que la minería repunte, pero lo hará. Algunos asociados dudan si para entonces seguiremos siendo los proveedores de las grandes mineras, si cuando el precio del cobre vuelva a los US$4 el país tendrá la capacidad de capitalizar la bonanza para desarrollar su base de proveedores y generar el conocimiento que nos transforme en un mercado exportador”, reflexiona Aguirre.

¿Cuál es el escenario actual para los proveedores de la minería?

Contamos con una base de proveedores espectacular, combinando multinacionales instaladas en Chile y numerosas empresas nacionales que cubren todo el espectro de las necesidades de las mineras. Sin embargo la situación es muy desafiante. Para aquellos que suministran bienes lo es porque sin proyectos no hay demanda. Son empresas que venden a iniciativas nuevas, ampliaciones o renovaciones de flota, y eso está muy detenido. Pero también porque cada vez hay más competencia, especialmente de proveedores de países de bajos costos.

Para los que suministran servicios, en cambio, es desafiante porque se ha puesto de moda cuestionar los servicios externos, decir que no se justifican o que no son eficientes.

¿Se ha vuelto más áspera la relación con las empresas mineras?

Éste es un negocio cíclico; hace tres años eran los proveedores los que tenían mayor poder de negociación, hoy son las mineras. Nosotros queremos colaborar, llevar la discusión a un terreno de crear valor compartido, y no necesariamente tocar los márgenes; al revés, ojalá las empresas ganen más, pero haciendo las cosas mejor.

¿Algunas empresas están pagando la consecuencia de un crecimiento mal planificado durante la bonanza?

Claro, existen ineficiencias que se crearon en los años de bonanza, costos que subieron más allá de lo razonable. Hoy las empresas mineras, por ejemplo, exigen que lo proveedores se certifiquen por un organismo externo, por muy pequeño que sea el proveedor. Yo fui gerente de Abastecimiento de algunas mineras y nunca lo consideré necesario, salvo para contratos muy críticos, pero hoy, según con la minera que se trabaje, se tiene que pasar por el cedazo de una firma calificadora, y que no es la misma para todas las empresas mineras.

Así como vemos estas grasas en las mineras, los proveedores también hemos creado algunas, que llevamos un par de años tratando de eliminar.

[Diego Hernández abordó desafíos de la productividad laboral en reunión de Aprimin]

 Existen muchas oportunidades en temas de productividad, especialmente con exigencias administrativas creadas en tiempos en lo que todo se pagaba y que hoy tienen que ser revisadas. Como Aprimin, por ejemplo, hemos impulsando la homologación de la acreditación de los trabajadores en faenas y creamos una Comisión de Productividad, que busca trabajar con las mineras en eliminar barreras e identificar oportunidades para dar un salto relevante, pues la brecha es enorme. Muchos proveedores internacionales que operan en varios países mineros comentan ejemplos donde por diversas razones en Chile requieren dotaciones del doble o más que en otras partes.

[Sigue leyendo acá esta entrevista publicada por Revista MINERÍA CHILENA]

 

Comentarios

Conectate con