El panorama que enfrentan los principales países de destino de las exportaciones chilenas en 2015

Los riesgos en Estados Unidos estarán dados por el retiro del estímulo fiscal, mientras en Japón todo dependerá de si se realizan nuevas reformas pro crecimiento.

(El Mercurio) Esta semana el Fondo Monetario Internacional (FMI) entregó auspiciosas proyecciones para la segunda economía más grande del mundo. China podría crecer en 2015 más rápido de lo previsto, pues tendría las herramientas para mantener una expansión sobre 7%.

A esto se sumó que el gobierno de Estados Unidos informó de una expansión anual de 4,6% en el segundo trimestre de este año, el mayor registro desde 2011. La cifra respondió a un aumento en las exportaciones y el estímulo recibido por la inversión empresarial.

Todas estas noticias generaron un fuerte optimismo en los mercados. Chile fue uno de ellos, toda vez que el gigante asiático concentra un 25% de nuestras exportaciones, mientras a Estados Unidos se dirigió un 13% de nuestros envíos en 2013, según los datos del Banco Central.

Sin embargo, los últimos datos no permiten garantizar aún que el escenario externo para Chile en 2015 será mejor que 2014. Si bien han ido al alza las perspectivas para China y Estados Unidos, en el caso de este último los mercados siguen con preocupación el impacto que genere el retiro de estímulos por parte de la Fed.

En el caso de Japón y Brasil -que son el tercer y cuatro destino de las exportaciones chilenas- la evolución de sus economías dependerá de procesos que aún están en curso y que van desde la implementación de reformas pro crecimiento hasta procesos electorales.

China: auspicioso mercado para exportaciones no cobre

Hace dos semanas una serie de indicadores económicos apuntaban hacia una posible desaceleración de la economía china en la segunda mitad de 2014, lo que podría extenderse hacia 2015. La producción industrial había alcanzado en agosto una variación de 6,9%, el menor crecimiento desde la crisis financiera en diciembre de 2009, y la venta de viviendas había mostrado el primer semestre una baja de 9,2%.

Sin embargo, el FMI ve con optimismo lo que ocurra en China el próximo año y esta semana indicó que no espera que la desaceleración del mercado de bienes raíces de China se convierta en un problema grave, ya que ve un “ajuste gradual”, en vez de un aterrizaje forzoso. El organismo incluso apostó por una variación del PIB del gigante asiático de 7,4% para 2015.

Alicia García-Herrero, economista jefe para Mercados Emergentes de BBVA Research, explica que China ha ejecutado medidas de reestructuración y de estímulo en lo que va de año que permitirán que su economía alcance un crecimiento de entre 7% y 7,3% en 2014, y asegurar a lo menos un 7% en 2015.

Esta visión la comparte el ex presidente del Banco Central, Vittorio Corbo (ver columna), quien en una de sus últimas publicaciones en el CEP sostiene que China será una de las excepciones dentro de los países emergentes con una expansión económica que seguirá ganando fuerza en 2015.

Dado esto, se prevé que las exportaciones chilenas a China sigan dinámicas, por lo menos en las áreas no cobre. Alicia García-Herrero afirma que en el mediano plazo la demanda china continuará en aumento a medida que el país continúe su proceso de desarrollo, lo que impactará positivamente en los envíos de nuestro país. Chile y Perú son los únicos países de América Latina que han firmado acuerdos de libre comercio con China, lo que debería favorecer las exportaciones de commodities como productos agrícolas, papel, celulosa, lana e incluso servicios.
Respecto del cobre, que representa cerca de un 85% de los envíos chilenos al gigante asiático, el escenario es menos auspicioso y en este punto las proyecciones son más negativas. Esto, porque gran parte de las importaciones de cobre en China son usadas como garantía para recaudar fondos para el sector bancario informal del país. Sin embargo, en abril de este año las autoridades chinas decidieron restringir el uso de productos básicos como garantía para frenar el auge del sector bancario.

Los riesgos que presenta el retiro de estímulos en EE.UU.

Un marcado repunte ha experimentado la economía norteamericana en los últimos meses dejando atrás las malas cifras registradas a inicios de 2014.

La actividad de Estados Unidos se contrajo en el primer trimestre un 2,9% anualizado, cifra que representó el mayor descenso desde los tres primeros meses de 2009. Sin embargo, el segundo trimestre ocurrió todo lo contrario: el PIB se expandió a una tasa anual de un 4,6% superando las estimaciones.

Para este año, una serie de proyecciones no descartan que la economía norteamericana supere el 2% y que 2015 sea mejor llegando a un 3%.

Con esta última cifra coincide el economista jefe de Santander, Pablo Correa, quien ve con optimismo lo que ocurra en 2015 en Estados Unidos, pues considera que el país del norte sacó lecciones de la crisis de 2009 y hoy está funcionando con “salvaguardias” que antes no tenía. Además, destaca las políticas monetarias expansivas que ha implementado la Fed. Sin embargo, el retiro de dichas políticas es, paradójicamente, el tema que presenta los mayores riesgos para países emergentes como Chile.

“La Fed no puede postergar el retiro de estímulos pero esperamos que sea muy cuidadosa en ese proceso”, advierte Correa.

La preocupación respecto de este proceso radica en que el retiro de estímulos generaría una salida masiva de inversiones desde mercados emergentes, como lo es Chile, a desarrollados (ante una eventual alza de tasas en EE.UU.), lo que desestabilizaría el tipo de cambio.

A pesar de estos temores, Correa ve con optimismo el panorama para las exportaciones chilenas a ese país debido a una mayor demanda de los estadounidenses

Envíos a Japón podrían crecer hasta 3%

Un crecimiento en torno a 1,6% prevé el mercado que experimente Japón en 2014, expansión que descendería a cerca de un 1,1% el próximo año, de acuerdo a las estimaciones del FMI.

Japón ha impulsado programas de estímulo y reformas de bastante envergadura en los últimos trimestres, cuyos resultados siguen siendo la mayor fuente de riesgo para su evolución económica, explica Benjamín Sierra, economista de Scotiabank Chile, banco que tiene presencia en Tokio.

A juicio del FMI, las reformas recientes que se han realizado en Japón, como el alza del IVA de 5% a 8% aprobada en abril pasado, han sido efectivas en el corto plazo, pero se deben prolongar y profundizar.

Una de las áreas que el organismo internacional ha propuesto abordar es el empleo de las mujeres, los trabajadores de edad avanzada y de los inmigrantes, sectores que actualmente tienen bajas tasas de ocupación, y que si se emplearan ayudarían a compensar la reducción de la fuerza laboral debido al envejecimiento de la población.

Respecto del panorama que enfrentan las exportaciones chilenas a Japón, Benjamín Sierra prevé un crecimiento de entre 2,5% y 3% tanto para 2014 como para 2015, pero el sesgo es a la baja, debido a la reciente debilidad mostrada por el precio del cobre.
Brasil, a la espera de las definiciones postelecciones

Uno de los principales enigmas que definirán el rumbo que tome la actividad en Brasil serán las elecciones presidenciales del próximo 5 de octubre y que enfrentarán a Dilma Rousseff y Marina Silva.

Los anuncios realizados por esta última -como tener un Banco Central más independiente, reducir las intervenciones en el tipo de cambio y una eventual redefinición del Mercosur- han sido bien recibidos por el mercado donde hay consenso en que Brasil requiere de reformas estructurales para potenciar su crecimiento.

Para 2015, el FMI prevé un PIB de 2,7%, pero el promedio de Bloomberg apunta a menos de 2%.

Rodrigo Ibáñez, de Banchile Inversiones -quien prevé una expansión de entre 1,2% y 1,5% para el próximo año-, es categórico: “No es inocuo quien resulte elegida en octubre”.

El panorama para las exportaciones, por ende, dependerá del rumbo que tome la actividad económica en Brasil en 2015 y en ese proceso serán clave las elecciones próximas.

Comentarios

Conectate con