(La Tercera) Optimista frente al precio del cobre se muestra Diego Hernandez, presidente ejecutivo de Antofagasta PLC, firma del Grupo Luksic, que controla Antofagasta Minerals, el brazo minero de la familia.

El ejecutivo comparte el análisis macroeconómico que recogió en su último viaje a Davos, donde percibió que las expectativas frente a China no son negativas, ya que el gigante asiático reactivaría algunos de sus proyectos, beneficiando a la demanda de cobre.

Dice que la actual coyuntura de precios por los que atraviesa el principal producto de exportación del país mejorará paulatinamente desde el segundo trimestre del año. A lo que se sumará un mejor escenario para los costos de la industria nacional, que se beneficiará por el menor precio del petróleo y un tipo de cambio más robusto.

¿Cómo ve el mercado del cobre?

Este año el precio del cobre ha caído en forma brusca y al mismo tiempo, hubo hedge fund chinos que apostaron contra la baja y lograron que el cobre bajara. Quedó la duda de ¿por qué el cobre bajó? ¿Bajó por el movimiento de los hedge fund o por las expectativas de oferta y demanda? Creo que esta vez la expectativa estaba a la baja, con muchas dudas, pero hay un efecto de los hedge fund.

¿Por qué?

Desde el 1 al 23 de enero, el cobre bajó 10%, el níquel 2%, el zinc 1,7%, mientras que el aluminio subió 0,7% y el plomo 1,7%. Es decir, que la baja en el precio del cobre no corresponde a una razón de la economía global. El cobre bajó mucho más que el resto y los hedge fund jugaron un papel importante.

¿Qué se puede esperar?

Lo anterior, no quiere decir que el precio suba de forma inmediata. Estamos más o menos en el piso y hay muchas razones para que el cobre comience a recuperarse de a poco.

¿Cuándo podría iniciar el ascenso?

Creo que una recuperación tímida se iniciaría en el segundo trimestre, probablemente llegando a fin de año con los niveles que teníamos de US$ 3 la libra. Si consideramos las últimas proyecciones de analistas, el promedio para este año estaría en US$ 2,86 y en US$ 2,90 el próximo año, para retomar los US$ 3 en 2017. Nosotros vemos un precio promedio para este año llegando a US$ 3 o US$ 3,05. Somos un poco más optimistas, porque no creemos que vaya a llegar mucho más cobre al mercado.

¿Cómo se ve a China?

China va a tener un crecimiento un poco más bajo que en 2015. El año anterior fue de 7,4% y los economistas occidentales lo ven en torno a 6,5% este año, mientras que los chinos creen que puede ser superior, hasta de 7,2%. Para mantener un crecimiento adecuado, el gobierno chino va a reactivar algunos proyectos un poco postergados. Uno de ellos es la red de distribución eléctrica y eso podría aumentar el consumo de cobre. Lo otro que da una buena señal, es que los analistas han revisado las expectativas de producción mundial y las han bajado. Hace unos meses, se veía un superávit de 400 mil este año y ahora se calcula en la mitad.

Efecto petróleo

¿Qué impactos se prevén por la caída del precio del crudo?

Los economistas calculan que esta caída tiene un efecto neto positivo, porque va a aportar con un 0,3% a 0,5% más de crecimiento a la economía mundial, dado a que el diferencial de precios se va desde países productores a economías mucho más grandes y éstas tienen un efecto multiplicador. Esto reordenará y cambiará el panorama de la economía mundial.

¿El petróleo alcanzó su piso?

Sí, es lo que se dice. No es que el precio rebote este año, eso será más en el mediano plazo. La Opep regulaba la oferta y la demanda y llegó un momento en que no quiso bajar su producción porque iba a perder más participación de mercado, lo que generó un exceso de oferta y la baja de precios. Eso, ellos no lo van a cambiar en el corto plazo.

¿Cómo repercute este factor en la minería?

En general va a ayudar en los costos. Particularmente en Chile creemos que sí va a beneficiar. Con un precio del petróleo más bajo, la inflación en Chile debería contenerse y ser más baja que la del año pasado. Tenemos muchos gastos indexados en UF, entre ellos los sueldos y muchos contratos y con una inflación más baja, eso nos ayuda. Además, como el precio del cobre está más bajo y el dólar más fuerte, también nos ayuda a bajar nuestros costos, entonces esta situación ayuda a la industria a ser más competitiva.

¿Cuáles son los efectos puntuales de la baja del petróleo en la minería?

Hay dos efectos: la disminución del costo mina, porque el combustible de los camiones y de los equipos es más bajo y cae el precio de los fletes y, además, hay efectos indirectos, que se van a demorar más en manifestarse, como el que favorece a los que estamos expuestos al costo marginal, ya que con la baja del petróleo va a caer el costo de generación con diesel, lo que implica que contratos de energía eléctrica y de otro tipo entren a un parámetro de corrección.

¿Cómo se traduce eso en números?

Podemos estimar que el costo de la minería en Chile a raíz de la caída del petróleo baje entre US$ 0,10 y US$ 0,12 por libra, lo que podría ser este año. Al mismo tiempo la tasa de cambio que tenemos hoy, si se mantiene, puede agregar otros US$ 0,6 más. Estaríamos hablando de un ahorro de US$ 0,16 a US$ 0, 20 en el cash cost a nivel de industria.

¿La reducción de costos paleará el menor precio del cobre?

La baja en el precio es mucho mayor que la baja de los costos, los márgenes no se van a mantener, van a haber menores ingresos fiscales.

¿La industria está más cautelosa?

Las mineras grandes habían disminuido sus inversiones en general porque tenían menos caja disponible. El apetito de inversión en nuevos proyectos va a disminuir este año. Probablemente, las empresas van a seguir haciendo estudios, pero las decisiones de inversión probablemente se van a retrasar.