(La Segunda) Durante los próximos tres años la economía del país podría crecer por sobre el 3,7%, si se cumplen los mejores escenarios esperados por el Banco Central (BC), quien dio a conocer este lunes su Informe de Política Monetaria (IPoM) de marzo.

Según el BC, este año la economía chilena crecerá entre 3 y 4%, rango algo inferior al proyectado en diciembre (de entre 3,25 y 4,25%), “lo que se explica por un desempeño del sector minero menor al esperado”, dijo.

Para 2020, proyectó que la economía crecerá entre 3 y 4%, “algo por sobre lo previsto en diciembre”. Mientras que al presentar su primera proyección para 2021, planteó una expansión de entre 2,75 y 3,75%. Estas perspectivas, dijo, se verán influenciadas, en buena parte, por precios del cobre algo superiores a los previstos a fines del año pasado. Para el metal rojo “se proyecta un precio de US$2,9 para el período 2019-2021”, esto es del orden de más de 7 centavos de dólar que en la proyección anterior.

[VEA TAMBIÉN: Cómo la minería puede ir “de la mano” con la Revolución Tecnológica 4.0]

En la otra vereda, sin embargo, también se esperan alzas en el petróleo, que para el BC llegará hasta los US$62 el barril entre 2019 y 2020, lo que se compara con los US$59 esperados en diciembre.

Para el ex subsecretario de economía, Tomás Flores, la buena noticia de estas proyecciones es que “si se quita al sector minero —que mostró un menor dinamismo que el esperado, dada la alta base de comparación del 2018— y se considera a todo el resto de la economía, que representa cerca del 90% de la producción, (la economía) estaría creciendo mucho más cerca del 3,8 a 4%”.

Para el consultor y ex decano de economía de la UNAB, Roberto Darrigrandi, “lo más interesante de este IPoM fue la proyección sobre la inversión, donde el BC prevé un alza de 6,2% para este año, lo que significa un salto proporcionalmente relevante, que se extienda de forma más acotada hasta 2020 impactando favorablemente el crecimiento futuro”.

Sin embargo, subrayó que parte importante de ese crecimiento proyectado en la inversión podría vincularse al futuro de la reforma tributaria que busca impulsar el gobierno “y ahí queda mucho por ver, en el sentido de que simplemente no se apruebe la idea de legislar en el Congreso o de que, finalmente, lo que resulte sea un engendro que en nada termine incentivando la inversión”.

Inflación a la baja

En términos de la inflación proyectada, el BC dijo que “dado su menor nivel actual y la estimación de mayores holguras de capacidad, su convergencia a 3% se retrasará respecto de lo previsto en diciembre pasado”.

De este modo, el IPC terminaría el 2019 en un 2,6% anual, volviendo a 3% en la primera mitad del próximo año.

El economista jefe de Bice Inversiones, Sebastián Senzacqua, resaltó lo que se observa en materia de inflación, pues “ésta ha venido sorprendiendo al BC. Basta ver que en los últimos 12 meses, la inflación se mantuvo bajo el 2%.

En ese aspecto, Senzacqua, dijo que el BC se ha visto sorprendido por tres factores a la baja: El traspaso cambiario, donde el peso chileno se ha depreciado a menor ritmo, sumado al tema migratorio, que ha generado menores presiones sobre los salarios y finalmente por una mayor competencia en algunos sectores de la economía, con precios a la baja en telecomunicaciones y transporte aéreo, entre otros.

El curso de la TPM

En ese contexto, el BC anticipó que respecto de la política monetaria, sigue considerando que “la evolución de las condiciones macroeconómicas hace necesario reducir el estímulo monetario”. No obstante, “el cambio en las condiciones iniciales del escenario base, en particular la menor inflación observada, lleva a que su convergencia a la meta requiera que el ritmo de normalización de la Tasa de Política Monetaria (TPM) sea más pausado que lo anticipado en diciembre”.

Agregó que “para efectos de las proyecciones, en el corto plazo”, utilizan como supuesto la trayectoria de la TPM que muestra la Encuesta de Expectativas Económicas de marzo, “la que no contempla cambios en la tasa al menos durante los próximos dos trimestres”. En el mediano plazo, agregó, las proyecciones son coherentes con que la TPM llegará a su nivel neutral (entre 4 y 4,5%) hacia fines del horizonte de la política.

El presidente del Banco Central, Mario Marcel, presentó el IPoM este lunes ante la Comisión de Hacienda del Senado.

Ministro Felipe Larraín: “Crecer sobre 3,5% es más complejo”

El ministro de Hacienda, Felipe Larraín, dijo que las cifras de crecimiento proyectadas hoy por el Banco Central son coincidentes con las que ha venido planteando el gobierno. “Hay una moderación en la proyección de crecimiento para 2019 a un rango entre 3% y 4% centrado en 3,5%. Esto coincide con lo que hemos planteado hace algunos días, en un contexto en que se reduce el crecimiento esperado para la economía mundial. Es más complejo crecer a tasas más elevadas y un 3,5% es una buena tasa”, dijo. Precisó que la revisión a la baja se debe al PIB minero, “donde tenemos una partida más floja de lo que habíamos esperado”.

Larraín destacó la mejoría en 25 puntos base de la proyección de crecimiento para 2020, que ahora se ubica entre 3% y 4% y destacó el 6,2% de alza que tendrá la inversión este año, superior al 6% previsto en diciembre pasado.