x

Importaciones de bienes de capital suman 7 meses de caídas e inversión bajaría hasta 17%

Según el Banco Central, las compras de bienes de consumo siguen más castigadas, con bajas de 34,3% en junio. Los bienes durables descendieron 43%.

(La Tercera / Pulso) El Banco Central anticipaba en el Informe de Política Monetaria (Ipom) de junio que la inversión caería 15,9%. Esa proyección es refrendada por las cifras de importaciones de bienes de capital, que sirve como indicador que predice y anticipa el comportamiento de esa variable. De acuerdo con el ente rector, en junio cayeron 7,8% al totalizar compras por US$1.029 millones. Por su parte, las exportaciones subieron 2,26% en junio luego de cinco meses de caídas.

Si bien en junio hubo una desaceleración en las bajas mostradas en los meses previos con mermas de dos dígitos, de todas maneras el semestre anotó una contracción de 15,5% (US$6.131 millones) en comparación al mismo período del año pasado. Además, este indicador completó siete meses consecutivos de contracciones.

Para los economistas, la tendencia debería continuar durante el segundo semestre, lo que refuerza la visión de la dura caída que tendrá la inversión este año, que fluctúa entre 13,4% y 17%.

En cuanto a qué variable de la inversión caerá más (maquinarias y equipos o construcción y otras obras), Martina Ogaz, economista de EuroAmerica sostiene que la merma de la inversión “se reflejará en maquinarias y equipos ante la amplia caída de las importaciones de bienes de capital durante prácticamente todo este año”. Asimismo, dijo que esperan “una desaceleración menor de la construcción, la que si bien se vio afectada principalmente por la extensión de la cuarentena y otras medidas sanitarias, este efecto sería menor que el esperado de la inversión en máquinas y equipos”.

Francisca Pérez, economista de Bci, afirma que “es difícil saber cuál se verá mayormente impactado, no tenemos proyecciones desagregadas, pero ambos mostrarán retrocesos importantes”.

Bienes de consumo

La caída fue más fuerte en las importaciones de consumo, lo que responde, principalmente, a la debilidad de la demanda interna. De acuerdo con las cifras del BC, estas disminuyeron 34,3% en junio (US$1.030 millones). En el desglose, los bienes durables anotaron una merma de 43% (US$313 millones), siendo los automóviles los que tuvieron la mayor baja con una variación de 77,6% (US$53 millones); más atrás se situó la compra de televisores, con una baja de 30% (US$ 28 millones). La sorpresa la mostraron los computadores, que subieron 41,4% (US$ 51 millones).

Perspectivas

En términos globales, las importaciones totales cayeron 18,4% (US$4.023 millones) y en términos semestrales se redujeron 28,5%, hasta su peor desempeño desde diciembre 2009. Con esto, se acumulan tres semestres consecutivos de disminuciones.

Para los próximos meses, los economistas en su mayoría no esperan una recuperación y, por ende, la caída rondará el 20%. “Esperamos que las importaciones no mejoren mucho más respecto a las cifras vista en esta última medición, afectadas principalmente por la abrupta caída de la demanda interna. Por ello, proyectamos para el año una contracción de 16,3%”, subraya Ogaz. Pérez, en tanto, argumenta que “nuestras perspectivas para el año apuntan a una caída de 22% en las importaciones, influida por el menor consumo de bienes de personas, enfocado en bienes básicos y alimentos, y peores perspectivas de inversión, a lo cual se suma la paralización de obras por parte de Codelco”.

Carolina Grünwald, economista jefe de Banchile, sostuvo que “prevemos que irán aumentando conforme se vaya abriendo la economía local y se vayan reactivando el comercio internacional. De todas formas, estimamos que no se volverá a niveles prepandemia rápidamente, puesto que hay un daño en el ingreso de las personas y, por lo tanto, en el consumo”. Mientras que una visión más optimista tiene el académico de la Universidad Alberto Hurtado, Carlos García, quien prevé un alza de 2% de las importaciones en el segundo semestre-

Comentarios

Conectate con