Una caída en la inversión de 4% anual en el escenario base prevé el Banco Central de Chile en su último Informe de Política Monetaria, como consecuencia del impacto que ha tenido el estallido social que se inició el 18 de octubre. La nueva proyección responde a un descenso significativo de la inversión privada no minera, destaca el ente emisor.

Asimismo, se hace notar que los impactos negativos sobre la inversión se compensan, parcialmente, “por la continuación de los grandes proyectos de inversión mineros ya iniciados, el significativo aumento de la inversión pública y la política monetaria expansiva”.

El informe añade que el comportamiento previsto para la inversión se respaldada, además, por información cualitativa recopilada por el Banco, la que confirma que el desarrollo de los principales proyectos de inversión del sector minero e industrial no se ha visto afectados, mientras que en otros sectores se da cuenta de una reevaluación de los plazos y montos de inversión previamente comprometidos.

“El sondeo del Banco mostró que más de la mitad de los encuestados estaba revaluando la concreción de los planes de inversión previstos para el 2020, mientras que una porción menor ya había decidido no realizarlos”, se detalla.

Las proyecciones sel Central consideran que el escenario internacional no proveerá un impulso significativo al crecimiento chileno: “El escenario base —tras la fuerte corrección a la baja que se realizó en septiembre— sigue previendo que el crecimiento mundial del bienio 2020-2021 será de los
más bajos de la última década”.