(La Tercera) Tras años en la industria eléctrica, Mario Marchese volvió a Codelco en octubre de este año para asumir como gerente general de su filial de innovación, Codelco Tech. Desde ese lugar, sostiene que si la corporación no se esfuerza en fomentar los procesos de innovación, perderá su sitial de liderazgo mundial.

¿Qué misión tiene esta filial?

Tenemos tremendos desafíos, a su vez alineados con los desafíos que tiene Codelco como empresa. Hoy nos enfrentamos a una minería que está siendo desafiada con yacimientos cada vez más profundos, leyes cada vez más bajas, minerales más complejos, con un recurso hídrico cada vez más escaso y mayor demanda de energía. Esos desafíos que tiene Codelco son los mismos que tenemos nosotros como filial, desde el punto de vista de aportar desde la innovación y el desarrollo tecnológico soluciones que permitan aportar a que Codelco sea más competitivo.

¿Cuáles son las metas a corto plazo?

Tenemos que atacar específicamente el tratamiento del mineral que actualmente están siendo explotados, minerales de baja ley, aportar en soluciones que permitan disminuir u optimizar el consumo de agua, y desde el punto de vista energético que sean capaces de procesar los minerales que se están extrayendo de manera eficiente. Además, tenemos acuerdos con empresas de diversos rubros para que pueden integrar el cobre dentro de sus procesos. Un caso que vemos con mucho interés es el desarrollo de los autos eléctricos, que tiene un tremendo potencial.

¿Por qué Codelco tiene que dedicarse a la innovación?

Porque la minería ha cambiado. Chuquicamata, por ejemplo, opera desde 1915 y hoy se ve enfrentada a un desafío mayor que es transformarse a subterránea, porque las características del mineral ha cambiado. Otro caso es El Teniente, una mina cada vez más profunda, enfrentada a un mineral mucho más duro. Si no hacemos innovación, si no empezamos a ver como mantenemos nuestros niveles de producción, nos quedamos fuera. O vamos a quedar rezagados o fuera de mercado. Innovar es casi un mandato. Si queremos seguir estando a la cabeza de la producción de cobre a nivel mundial y mantener el lideragzo, debemos buscar nuevas formas de producir cobre.

¿Están preocupados por las vías de financiamiento?

Afortunadamente tenemos, al ser una filial la flexibilidad de recurrir a otras fuentes de financiamiento. Y en ese sentido aplicamos, al igual que mucha gente, a los fondos que Corfo dispone para innovación y desarrollo tecnológico. Hay aportes, cuando trabajamos con universidad u otros proveedores de tecnología, de ellos a proyectos específicos.

Pero eso hace que tengas un financiamiento poco parejo durante el año ¿Le gustaría una fuente más estable?

Siempre nos gustaría tener un flujo que nos permitiera innovar. Va muy de la mano de lo que las divisiones o las operaciones requieren. Tienen sus presupuestos para innovación, y lo que hemos hecho es optar a usar esos presupuestos en beneficio de poder desarrollar las soluciones que ellos necesitan.

¿Han hecho proyectos para empresas externas?

Con Alto Maipo, por ejemplo, trabajamos en una aplicación bastante específica, tenían un problema muy particular con la perforación de los túneles. De parte de ellos hemos recibido agradecimientos.