Óscar Landerretche: “Hay una evidente campaña comunicacional del señor contralor para desprestigiar la labor de los directores de Codelco”

El máximo directivo de la cuprera pide que el contralor Jorge Bermúdez aclare y rectifique sus dichos. Y anuncia que tras este episodio, sumado al atentado que sufrió en enero, se retirará de la política.

Óscar Landerretche

(El Mercurio) La corrupción no es solo el pago de un soborno o de una coima. La corrupción también se ve en los casos de nepotismo”. Estas fueron las palabras del contralor general de la República, Jorge Bermúdez, que reactivaron la controversia entre el ente estatal encargado de controlar el aparato público y Codelco. Las pronunció el 20 de septiembre, a la salida de la comisión investigadora de la Cámara de Diputados sobre la minera estatal. Y aunque el diferendo entre Contraloría General de la República (CGR) y Codelco versa sobre qué leyes se le aplican a la corporación del cobre, los dichos del contralor apuntaron a que existiría corrupción y nepotismo en la principal empresa del Estado, algo que la administración y el directorio negaron.

“Ha circulado información que es manifiestamente falsa, que se presenta como hechos y se usa para descalificar y dañar la honra de las personas”, señala el presidente del directorio de Codelco, Óscar Landerretche, quien pide al contralor aclarar sus dichos. Estima que ha dado pie para más desinformaciones, como que la Contraloría tuvo que entrar con Carabineros a Codelco, o que fue esta entidad la que destapó el caso del ex ministro Jorge Insunza, que siendo diputado hizo informes para Codelco y otras mineras.

-¿A qué se refiere el contralor cuando dice que hay “nepotismo” y “corrupción” en la empresa?

“Es una buena pregunta para el contralor. Las declaraciones que hizo en la Cámara de Diputados y a los periodistas fuera de la Cámara se refieren a un informe de la CGR, N° 900, en el cual no están las palabras “nepotismo” y “corrupción” en ninguna parte. En una compañía del tamaño de Codelco es imposible que este o cualquier gobierno corporativo dé garantías de que no haya comportamientos reñidos con la ética o que no haya nadie que esté intentado hacer cosas corruptas o alguien que esté buscando que a un familiar lo favorezcan en un trabajo o en un contrato. Pero lo que hacemos en el directorio es establecer sistemas para que esto sea muy difícil y menos probable, y que cada vez que encontremos a alguien haciéndolo, lo castiguemos”.

-En su presentación, el contralor hace mención a los contratos con parientes. Insisto, ¿a qué caso se refiere?

“Los actores públicos tienen que ser más rigurosos en el uso de sus palabras, especialmente alguien que es abogado. Si se hace una acusación de corrupción, tiene que estar respaldada por algún hecho y hasta el momento no ha presentado ninguno”.

“No hay ninguna acusación de nepotismo. Lo único que hay en el informe 900 es una discusión entre Codelco y CGR relativa a los sistemas de control para que no haya nepotismo. En esto, Codelco aplica lo establecido por su ley de gobiernos corporativos y es supervisada por la SVS, aunque Contraloría dice que tienen que ser otros los sistemas. Esa es la única discrepancia: sobre los sistemas que se aplican, pero no hay ninguna acusación de un contrato, un ascenso o contratación debida al parentesco de alguien”.

-¿Por qué lo menciona entonces?

“Es incomprensible lo que está diciendo el señor contralor ytremendamente frustrante. Es conocido por los chilenos que esta administración y este directorio han tenido e implementado avances enormes en términos del control necesario en una compañía para que no haya corrupción, que se usen bien los recursos, que no haya conflicto de interés, para reducir el lobby , para que la mayoría de los contratos sean licitados. Es tan evidente, que habemos dos directores de Codelco que hemos recibido atentados con bombas: Raimundo Espinoza, a quien le pusieron una bomba en su auto, y yo. En mi caso, por milímetros no hubo un muerto en mi familia”.

“Codelco abiertamente reconoce las atribuciones de la CGR para revisar la legalidad de estas cosas. Tiene que hacerlo de acuerdo a la ley, pero no a la ley que se le ocurra a Contraloría, sino a la ley vigente, aprobada en 2009 de forma muy transversal y por todas las fuerzas políticas”.

“A la CGR y al contralor le genera bastante frustración el hecho de que discrepemos de él en la interpretación que les está dando a los marcos jurídicos. Pero, honestamente, esta no es la manera de reaccionar cuando se tiene una discrepancia, haciendo descalificaciones con falsedades. No, la manera es tener el debate jurídico de forma responsable y madura”.

-A su juicio, ¿está siendo responsable la CGR?

“No. Los directores de Codelco se han sentido agraviados por lo que ha dicho el señor contralor. Cuando el señor contralor dice lo que dice, la única lógica es que o hay corrupción en el directorio, o hay incompetencia. Está cuestionando la honra de las personas o sus capacidades profesionales. Y eso es de la mayor gravedad, es injusto e irresponsable. Si el Contralor tiene la convicción de que es así, debiera hacer la denuncia. Si no es así y esto fue una cierta libertad retórica que se dio ante la presencia de las cámaras, creo que sería de la mayor importancia para el país que clarifique en forma pública que no se refiere a la actuación de este directorio y esta administración”.

“Me parece muy curioso que la Contraloría se atribuya como hallazgo algo que este presidente ya arregló”

-En la Comisión Investigadora de Codelco se plantearon casos de desvío de fondos a políticos. Uno de ellos es el ex diputado y ex ministro Jorge Insunza. ¿Hay otros casos?

“No que sepamos. El caso del ex ministro Insunza fue investigado, informado y resuelto por este directorio en el primer año de mi gestión, antes que fuera nombrado el contralor actual. Me parece muy curioso que la Contraloría se atribuya como hallazgo algo que este presidente ya arregló, investigó y auditó antes que siquiera estuviese él en su cargo”.

“Cuando asumimos, este directorio cortó todos los contratos de suscripciones de Codelco con centros de estudios de distintos colores políticos y terminamos con la práctica de nombramientos solicitados por políticos”.

-El contralor Bermúdez también cuestiona los contratos directos. Cuando él hizo los informes a Codelco, ¿fue mediante trato directo también?

“Sí. Esta administración, la de Nelson Pizarro, ha tenido una política de reducción de las asignaciones directas que es muy previa a este debate. Hoy está en 1% y antes era de 10%. A veces no se pueden evitar, por ejemplo, cuando hay una emergencia ambiental. Cuando tuvimos la noticia de los informes del señor contralor (que publicó La Tercera), lo chequeé y el señor contralor tiene unos contratos en los años 2011 y 2012, informes en derecho por temas ambientales. Me parece que están en regla, son asignaciones directas y no tengo ninguna razón para poner cuestión esos contratos, son completamente válidos y legítimos”.

-¿Por qué la auditoría especial de Codelco parte en 2013 y no antes? ¿Se quiso dejar expresamente afuera a los contratos de Jorge Bermúdez?

“Yo quiero creer que es una casualidad que el período que se investiga, 2013-2015, no coincida con los años 2011 y 2012 en que el contralor hizo los informes para Codelco, porque a mí me costaría mucho creer que una agencia reguladora chilena hiciera eso a propósito, me parecería increíble. Quiero creer que es una coincidencia”.

-La auditoría es del 2013 al 2015, solo una parte del último año corresponde a su período. ¿No estima que se le debería endosar esta responsabilidad al gobierno anterior?

“Yo no voy a hacer eso. En este proceso de Codelco, varias personas del mundo político me han dicho que una manera de enfrentar este conflicto, con la cual recibiría más respaldo, sería que me aprovechara del hecho de que la abrumadora mayoría de los casos que están en el informe y a los que se refiere el contralor, efectivamente son del gobierno anterior. Pero mi respuesta es no. Ese es el tipo de política que tiene enfermo a este país. La ley del 2009, aprobada en el gobierno de la Presidenta Bachelet e implementada por el Presidente Piñera, es una cosa buena para Chile. El directorio anterior hizo grandes avances en las prácticas de gobierno corporativo, avances que nos permitieron avanzar aún más. Así funcionan los países serios, con acuerdos transversales que permiten hacer avanzar las instituciones en el interés de todos”.

“Le pedí una tercera reunión al contralor… no se me ha concedido”

-¿Cuántas veces se ha reunido con el contralor?

“Dos veces. Hay una solicitud adicional que hice hace dos o tres meses y él no me la concedió. Primero me dijo que se iba de vacaciones y luego me contestó que prefería no dármela”.

-¿Qué han hablado en ellas?

“En la primera reunión, yo fui muy contento a Contraloría a decirle que lo que él iba a hacer nos iba a ayudar un montón y que les íbamos a dar toda la colaboración, y eso fue lo que hicimos. La segunda fue cuando salió el preinforme y le manifestamos los reparos que teníamos. Y la tercera, la solicité con respaldo del Gobierno y el directorio, para resolver esto administrativamente, pero no se me ha concedido”.

-¿Es posible un avenimiento?

“Es muy difícil cuando ha habido un ataque a la honra de los directores de Codelco, en que se nos cuestiona nuestra honorabilidad, donde se nos dice que ocultamos o no somos capaces de controlar situaciones de nepotismo, sin ninguna denuncia concreta”.

-La CGR envió antecedentes al Ministerio Público, que investiga…

“Son los mismos antecedentes del informe 900 y ahí no hay ninguna denuncia concreta”.

-Si la CGR busca lo mismo que ustedes: eficiencia, control y buen uso de los recursos, ¿qué explica este pugna?

“No lo entiendo. Honestamente, no puedo entender por qué hay una evidente campaña comunicacional del señor contralor para desprestigiar la labor del comité de directores de Codelco. Según lo que él dice, Codelco está lleno de corrupción y nepotismo. Entiendo que el contralor habría clarificado en las sesiones reservadas del parlamento que no se refiere a esta administración, pero él no es una persona inocente y sabe qué está haciendo en términos comunicacionales”.

-¿En qué pie queda Codelco y la propia CGR con este enfrentamiento?

“Es muy difícil la situación en Codelco. Cuando se hacen declaraciones al voleo, cuando se descalifica la actuación del directorio y de la administración de esta manera, es muy difícil avanzar. Todas las medidas que hemos implementado de control de los contratos políticos, de probidad, de transparencia, de los ex Codelco, etc., cada una de ellas ha sido difícil y resistida, muchas de ellas tienen dificultades técnicas de implementación. ¿Qué mensaje nos da la agencia de control del Estado? Que todo eso no sirve: los vamos a seguir llamando corruptos. Él deslegitima y debilita una gestión que ha sido evaluada positivamente por todas las agencias independientes, nacionales e internacionales”.

Comentarios

Conectate con