EIA de expansión de Los Pelambres ingresaría a mediados de 2016

En Centinela se finalizó un estudio de factibilidad de una planta de molibdeno, la que entraría en producción a fines de 2016, para producir unas 2.400 toneladas del este metal durante sus primeros cinco años de vida.

En su presentación frente a la junta anual de accionistas de Antofagasta plc, realizada en Londres, Jean-Paul Luksic, presidente del Directorio, se refirió a la situación de los proyectos de expansión del Grupo Minero, indicando que se ha avanzado con el proyecto Antucoya, el que está en etapa de comisionamiento. Asimismo, luego de completar su estudio de factibilidad en noviembre, en Encuentro Óxidos se iniciaron las obras tempranas de construcción. Este proyecto “permitirá que la planta de cátodos de Centinela continúe su producción a plena capacitad de 100,000 toneladas de cátodos al año”, explicó.

Comentó además que en Los Pelambres se continúa realizando el estudio de factibilidad de la expansión incremental, para aumentar la capacidad de procesamiento a 205.000 toneladas de mineral por día. “Dado nuestro compromiso recientemente adquirido con las comunidades aledañas de utilizar agua de mar en futuras expansiones, el estudio de impacto ambiental se ha visto retrasado y ahora ingresará a mediados de 2016. Esperamos que este sea aprobado en 2017 o en 2018”, señaló el presidente de Directorio de Antofagasta plc.

Por otra parte, en Centinela ya se completó el estudio de prefactibilidad de la segunda planta concentradora. Además, en la operación se finalizó un estudio de factibilidad de una planta de molibdeno, la que entraría en producción a fines de 2016, para producir unas 2.400 toneladas del este metal durante sus primeros cinco años de vida.

Junto a lo anterior, resaltó que el Grupo Minero también está desarrollando proyectos nuevos. El de mayor potencial es el proyecto Twin Metals Minnesota, ubicado en Estados Unidos, en donde ya se completó el estudio de prefactibilidad en 2014. “Este proyecto posee reservas significativas de cobre y níquel, con una larga vida útil. Es un depósito de clase mundial en términos de tamaño y espero que sea una operación importante para el Grupo a futuro,” aseveró Luksic.

En cuanto a los resultados de las exploraciones en el extranjero, ya sea a través de alianzas estratégicas o acuerdos de earn-in con empresas junior, explicó que “están todas en una etapa temprana de desarrollo, pero esperamos que una o más de estas exploraciones puedan algún día convertirse en una mina en operación”.

Costos y menores riesgos

En su intervención, el presidente del Directorio señaló que, en un escenario en donde el precio del cobre ha bajado, la estrategia del Grupo es enfocarse en proyectos de menor riesgo, tales como las expansiones en operaciones existentes (o brownfield), mientras se avanza en proyectos nuevos (o greenfield) como parte del desarrollo de largo plazo. “Buscamos invertir en proyectos en donde esperamos poder ofrecer buenos retornos”, dijo Luksic.

“Estos proyectos le brindan una robusta cartera de crecimiento al Grupo para los próximos cinco a diez años”, indicó Luksic, agregando que la estrategia de crecimiento no ha cambiado. El Grupo sigue enfocado en optimizar las operaciones existentes, en donde la inversión genera buenos y rápidos retornos, pero además busca crecimiento orgánico sostenible en las áreas alrededor de sus operaciones, así como también crecer más allá del negocio central, tanto en Chile como en el extranjero, detalló.

[Iván Arriagada: “Tenemos como meta un costo unitario de US$1,40”]

Comentarios

Conectate con