x

Constructora local acusa a segunda mayor empresa mundial de litio de adeudar $19.000 millones

Atrasos de casi un año en la entrega de las obras de ampliación en planta La Negra, en Antofagasta, provocaron el conflicto. La multinacional también mantiene arbitraje con una filial de Sigdo Koppers por causas similares.

(El Mercurio) El 29 de abril se realizará la primera audiencia del proceso de arbitraje ante la Cámara de Comercio de Santiago que enfrenta a Rockwood Lithium -la segunda mayor productora de litio del mundo- con la constructora Ocegtel, la propiedad de Víctor Realini, empresario de Calama.

Este último acusa que la multinacional se niega a pagar las obras de ampliación ejecutadas por $19.000 millones en la planta La Negra, ubicada al sur de Antofagasta, por «decisiones arbitrarias». Pero la firma niega tajantemente la versión, y dice no saber nada. Incluso van más allá: asegura que es Ocegtel la que adeuda varios millones, lo que estaría respaldado por estudios de una consultorea de ingeniería con presencia mundial.

Realini advierte que Rockwood le adjudicó a su empresa dos contratos. El primero, el 11 de abril de 2013, y el segundo, el 7 de agosto de ese año. Las obras debían finalizar el 27 de enero de 2014, pero -comenta el ejecutivo- una serie de problemas de ingeniería, la mayoría provocados por el incumplimiento en la entrega de suministros para la construcción que debía entregar Rockwood a Ocegtel, retrasaron el cronograma original. «Habríamos cumplido si nos hubiesen entregado los suministros a tiempo. Es con la única empresa que hemos tenido problemas de esta magnitud», advierte.

La otra versión

En Rockwood ronda la versión opuesta. Fuentes cercanas acusan que los millones que adeuda Ocegtel se explican por la restitución de pagos que la multinacional realizó a trabajadores y otras instituciones relacionadas con la firma de Calama; por los adelantos otorgados para ayudarlos a enfrentar su falta de capacidad financiera, y por el reembolso de los montos que Rockwood tuvo que pagar a terceras empresas para ejecutar las obras que Ocegtel no hizo.

Fuentes comentan que Ocegtel ha modificado el monto adeudado por Rockwood múltiples veces, lo que harían para mantener en calma a los acreedores, puesto que en la realidad sus deudas superan con creces sus activos, dicen. Añaden que Rockwood trabajó en La Negra con 13 empresas contratistas, y solo tuvo problemas con dos: Ocegtel y Logro S.A., con la que también están en un proceso de arbitraje.

La última es filial de Sigdo Koppers, y según comenta Realini, también se ha visto afectada porque no le han pagado algunos trabajos. Estos últimos salieron de la obra luego de acumular casi un año de atrasos en las obras, dicen conocedores del proceso. Y advierten que probablemente a Ocegtel le quedó grande el proyecto. Sin embargo, esta empresa tiene 35 años de experiencia y ha trabajado en proyectos mineros, y también en la construcción de ALMA y el observatorio Paranal.

Víctor Realini comenta que a la fecha, la empresa ya ha perdido cerca del 70% de sus funcionarios. Según dice, alrededor de octubre cesaron los pagos de Rockwood a la empresa acusando excesivos atrasos. El empresario dice que en una de las obras no pudieron terminar un trabajo de electrotensión porque «Rockwood tenía dificultades», mientras que en otro no concluyeron la bodega de almacenamiento, porque «ellos no podrían liberar el área para que nosotros trabajáramos».

Todo esto provocó que Ocegtel comenzara a incumplir compromisos con proveedores y bancos, hasta que en marzo les pidieron la quiebra. «Esta empresa nunca había estado ni cerca de una situación similar», sostiene.

Comentarios

[miniorange_social_login apps="linkin" shape="longbuttonwithtext" view="horizontal" theme="default" space="10" width="340" height="35" color="000000"]