(La Tercera) El mal desempeño que ha registrado el precio del cobre -el principal producto de exportación del país- principalmente desde mediados de 2014, ha repercutido en la valorización bursátil de las principales productoras del metal a nivel mundial.

Ayer el metal anotó un leve rebote de 1,63%, tras el desplome de casi 5% del miércoles a su menor valor en cinco años y medio, y se ubicó en US$ 2,59 la libra. Con todo desde el 25 de julio del año pasado, cuando alcanzó su último peak de US$ 3,25 la libra, el cobre registra un descenso de 20%.

En ese contexto, la valorización de las principales productoras del metal se ha resentido. Así, desde julio del año pasado el market cap de la canadiense First Quantum Minerals, descendió 58% a US$ 6.016 millones, siendo la firma del sector con la mayor pérdida de valor.

La empresa -que cuenta con minas y proyectos en Sudamérica, Africa, Europa y Australia- se encamina a convertirse en uno de los mayores productores mundiales de cobre en los próximos años, a medida que varios de sus iniciativas inicien su producción.

La situación para Antofagasta Plc, del Grupo Luksic, no es muy distinta.

Su capitalización bursátil ha descendido 29,3% a US$ 10.010 millones desde julio de 2014, mientras que la de Glencore Xstrata lo ha hecho en 43,7% a US$ 47.822 millones.

Por su lado, el valor en bolsa de la australiana BHP Billiton ha bajado 40,7% a US$ 114.063 millones, mientras que el de sus rivales Rio Tinto y Anglo American lo han hecho en 26,3% y 42,2%, respectivamente.

“El precio de las acciones de las principales compañías mineras que explotan cobre ha tenido una tendencia general a la baja desde hace aproximadamente seis meses. En los últimos días las acciones de estas compañías han bajado pronunciadamente a la par de la caída del precio del cobre y otros commodities”, dijo el director ejecutivo de Plusmining, Juan Carlos Guajardo.

Lachy Haynes, líder de Industria Minera de EY (ex Ernst & Young), añadió que a pesar de que el cobre está actualmente bajo la presión de varios factores macroeconómicos, los fundamentos de oferta y demanda son sólidos y la perspectiva a mediano plazo es positiva.

En ese sentido, Guajardo comentó que en caso de profundizarse la caída del precio de los commodities es posible que continúe disminuyendo el valor de las acciones.

“Uno de los problemas ahora es que el precio del cobre está por debajo del costo marginal de producción. Esto no ha sido el caso durante mucho tiempo. Esta situación tendrá un impacto inmediato para los productores de alto costo y, si la debilidad en el precio persiste, se podrían anticipar cambios significativos a los planes mineros”, añadió Haynes.

Otros factores

Para el director ejecutivo de Plusmining, la baja que ha registrado el precio del cobre no es el único factor que incide en la caída de las acciones de las firmas del sector, ya que los altos costos y las dificultades en el desarrollo de proyectos de inversión ya venían pesando en una menor valoración de las acciones de las mineras.

En ese sentido, afirma que es probable que surjan más oportunidades de adquisiciones por parte de firmas que cuentan con mayor solidez financiera frente a otras que pierdan viabilidad ante la caída de ingresos.