Invitado por la Autoridad Internacional de los Fondos Marino, el director ejecutivo de Aprimin, Sergio Hernández, participó en el Taller de Trabajo para el establecimiento del Código de Minería en aguas internacionales, fuera de las jurisdicciones nacionales.

La conferencia de expertos se realizó en Pretoria, Sudáfrica, en la que Hernández fue el único profesional latinoamericano, quien representó posiciones en favor de los países productores terrestres de minerales, como Chile, apoyado en principios de la Convención del Mar. De esta manera, propuso reglas de protección de los niveles de producción mineral marina, que podrían producir en el largo plazo una sobreoferta en desmedro de los precios futuros, así como el establecimiento de exigencias igual de estrictas que las que imperan para la minería en tierra firme.

La igualdad de trato y la ausencia de ventajas normativas para los futuros productores de alta mar respecto a la producción terrestre, tanto ambientales, como económicas y sociales, fueron otros de los puntos defendidos por Hernández, lo que está establecido en la Convención de la ONU de 1982.

Estas posiciones, que defienden los intereses mineros y económicos de Chile, serán vistas nuevamente en las reuniones del Consejo y la Asamblea de este organismo regulador, en su sede en Jamaica, el próximo mes de julio, en donde se tomarán importantes decisiones.