El gran tema de la minería en la actualidad es la licencia social, debido al impacto que tiene sobre el territorio y la forma cómo ello es percibido por parte de la comunidad. Así lo manifestó Sergio Hernández, director ejecutivo de Aprimin, en el marco del segundo encuentro Networking “Club de la Minería”, organizado por la Asociación de Proveedores Industriales de la Minería (Aprimin).

Esta iniciativa  busca propiciar el diálogo entre las empresas asociadas al gremio,  entre ellos, los desafíos que enfrenta la actualidad el sector minero.

[VEA TAMBIÉN: Sergio Hernández: “Debiera haber mayor simetría en la relación contractual entre proveedores y grandes mineras”]

La autoridad detalló las actividades que ha realizado la gremial, destacando la reunión con la Corporación Alta Ley. Junto con ello, resaltó la participación de Jorge Bravo, gerente de Estudios y Proyectos de Aprimin, en un foro sobre oportunidades de inversiones en Ecuador, haciendo hincapié en las opciones de ese país para las empresas socias del gremio, con iniciativas como el proyecto Llurimagua, donde participa Codelco, y el atractivo que también presentan Colombia y Panamá.

En esa línea, mencionó el encuentro que se sostuvo con ProChile, en el marco de la preparación del Encuentro Exportador de Proveedores para la Minería 2019 Enexpro, que se desarrollará el 27 y 28 de mayo, en el marco de Exponor, dirigido a los proveedores interesados en su internacionalización.

Mirada tributaria

La actividad contó además con la intervención de Juan Manuel Barahona, abogado y profesor de Derecho Tributario, quien hizo una revisión sobre la forma como ha evolucionado la normativa tributaria en las últimas décadas.

Mencionó que en la actualidad conviven dos sistemas, lo que complejiza la situación tributaria de las empresas, detallando además los principales puntos del proyecto de modernización tributaria que se discute en el Congreso: volver al sistema anterior a la Reforma Tributaria, integración total con tributación sobre distribuciones, se mantiene en lo sustancial el sistema de imputaciones de las distribuciones aunque más simplificado, y se mantiene la tasa de 27% para todas las empresas, salvo las que están sujetas a regímenes especiales.

Junto con ello, indicó que la iniciativa legislativa permite la rebaja de los gastos que se encuentran vinculados directa e indirectamente con el giro, entendiendo por tal el que se realiza por el desarrollo de la actividad.