(El Mercurio) En los próximos días expira el plazo autoimpuesto por Codelco y la Contraloría en el que se buscaba lograr un acercamiento entre las partes y evitar una reactivación del conflicto por la fiscalización de los contratos con partes relacionadas de la estatal. Pero, finalmente no habrá «humo blanco».

Entre los argumentos de la Corporación para llegar a acuerdo, figuran los avances que en la cuprera aseguran que han logrado en materia de transparencia, desde la incorporación del gobierno corporativo. Estos fueron difundidos ayer a través de un boletín interno.

En la publicación, se explica que el último año significó un avance histórico en materia de licitaciones, procedimientos que significaron contratos por unos US$ 7.000 millones, entre los que crecieron fuertemente los procesos abiertos, pasando desde un 58% al 76%, su nivel más alto. En tanto, las asignaciones directas se redujeron de 1,1% a 0,2% en un año, en circunstancias que en su momento más recurrente superaron el 10%, quedando destinadas sólo a casos de emergencia.

Asimismo, la estatal anunció que a partir del mes de abril se sumarán nuevas medidas que tienen que ver con restricciones para realizar gastos misceláneos, que se usan para la compra de bienes y servicios. Estas se efectúan al margen de una orden de compra o en situaciones excepcionales.

Para celebrar estos procesos se exigirá mayor documentación, pero además, en caso de existir vínculos con personas relacionadas, o expuestas políticamente, tendrán que ser cursadas directamente por la gerencia de abastecimiento.

El objetivo de todas estas acciones, dijo el presidente del directorio, Juan Benavides, apunta a «continuar el trabajo que han hecho sus predecesores, para seguir avanzando en dejarle a Chile una empresa con exigentes estándares y prácticas en aspectos relativos a la probidad, la transparencia y la eficiencia, imprescindibles para una compañía estatal de estas dimensiones que compite en el mercado mundial».

Exportación

Otra de las novedades informadas por la Corporación tiene que ver con el aumento en la capacidad de exportación de concentrados de cobre, gracias a la refacción del puerto Barquito, ligado a la división Salvador.

En una asociación con una firma privada, esta última invertirá del orden de los US$ 20 millones para construir un cargador de concentrados, el que luego pasará a ser propiedad de la minera, a cambio de capacidad de uso de las instalaciones. Sumando esta inversión a otras adecuaciones en los puertos de Mejillones, Ventanas y Coquimbo, según las estimaciones del vicepresidente de comercialización, Roberto Ecclefield, Codelco elevará su capacidad de exportación desde las dos millones de toneladas de cobre que se vendieron en 2018, hasta las 7,8 millones de toneladas en 2023.