Los proyectos de innovación en que está trabajando Codelco aportarán sobre US$200 millones este año al Ebitda de la compañía. Así lo estimó el gerente de Innovación y Tecnología de la estatal, Sebastián Carmona, en un seminario organizado por la Asociación de Proveedores Industriales de la Minería, Aprimin, dedicado al impacto de la digitalización en la productividad y seguridad minera.

Carmona informó que este año la Corporación está desarrollando un portafolio de 100 a 200 proyectos de innovación, pero hizo ver que la estrategia de la empresa es implementar sólo aquellas iniciativas que generan retorno o implican mayor seguridad efectiva o un beneficio tangible para el medio ambiente.

Sobre la adopción de innovaciones tecnológicas en las operaciones de Codelco, hizo ver que las distintas divisiones tienen diferentes grados de madurez “y no están todas listas para el mismo nivel de tecnología”. En ese sentido, destacó el caso de Ministro Hales, en que, siendo una operación más nueva, ha sido más fácil la incorporación de innovaciones. No así en Chuquicamata, porque es una operación estresada, al igual que Andina, que presenta varios desafíos, indicó.

“Hacer cambios en una operación minera que anda 24/7 es como cambiar el volante a un auto que va a 300 km/hr. Da lo mismo lo bueno que sea el volante, lo importante es cómo se coordina uno con el chofer, el copiloto y el mecánico, para que el auto no pare”, graficó el gerente.

¿Por qué innovar? De acuerdo con Carmona, para enfrentar las nuevas condiciones de hacer minería hoy y mañana: “Lo que nos está afectando son stakeholders y comunidades más empoderados, leyes ambientales más exigentes, desafíos en productividad, nuevas legislaciones”, que obligan a pensar en formas distintas de hacer minería, sostuvo. Asimismo, apuntó que las tecnologías digitales permiten eliminar el error humano en la toma de decisiones y considerar más variables, para que las resoluciones sean más inteligentes, seguras y eficientes.

Como primer productor de cobre del mundo, “muchas veces nos encontramos con problemas técnicos antes que la competencia”, observó, instando a los proveedores a aportar en el desarrollo de soluciones. “Hay varias cosas que no vamos a poder ir a comprar al mercado afuera”, advirtió.

Trabajo conjunto

En la oportunidad, la presidenta de Aprimin, Susana Torres, destacó que muchas mejoras en los  procesos o modificaciones que se introducen a los equipos, “nacen acá, de ingenieros y técnicos chilenos, tanto del lado del proveedor como del usuario, que en conjunto permiten desarrollos de procesos y productos aplicados a la minería para mutuo beneficio de las partes”.

La representante calificó a la innovación como un pilar fundamental en la búsqueda de eficiencia operacional en la industria, para la reducción de sus costos, enfatizando que la digitalización, que considera la integración de procesos automatizados, analítica avanzada de datos y optimización de procesos en tiempo real, incorpora herramientas “que pueden marcar la diferencia para el crecimiento y consolidación de la industria”.

Experiencia de Antofagasta Minerals

Óscar Pino, gerente de Sistemas de Antofagasta Minerals, expuso la hoja de ruta tecnológica de la compañía, que comprende cuatro focos: toma de decisiones basadas en datos en tiempo real (analítica); automatización y robótica; movimiento de material; y recuperación de mineral.

En función de ello están desarrollando pilotos en algunas operaciones del grupo, uno de ellos con perforadoras autónomas. Asimismo, “se está planificando para las expansiones de Centinela en el futuro poder incorporar camiones autónomos, y estamos viendo cómo implementamos un centro integrado de operaciones para operar Centinela desde fuera de la faena”, señaló.

Hizo mención, además, al programa de innovación abierta Innovaminerals, a través del cual la compañía presenta sus desafíos, para que los proveedores puedan responder con soluciones.