Como “inaceptable” calificó el Sindicato N°1 de Minera Escondida la propuesta presentada por la compañía en la negociación colectiva en curso, en la mayor faena de cobre del mundo. Asimismo, advirtieron que “de no producirse un cambio sustancial, el Sindicato se verá obligado a votar la huelga, abriendo nuevamente el camino a un conflicto”.

A través de un comunicado, los trabajadores manifestaron lamentar que la compañía, “nuevamente recurriendo a malas prácticas de negociación, realice sus ofertas a través de los medios de comunicación, realizando un ultimátum, en cuanto a que la oferta tiene plazo de vigencia hasta el 17 de julio próximo”.

[Lea también: Minera Escondida entrega primera oferta con un bono de $13,5 millones]

La respuesta del Sindicato añade que, a su juicio, ésta no es la forma de construir  un acuerdo satisfactorio para ambas partes, precisando que esta fase de negociación concluye el 24 de julio próximo. “Convocamos a la empresa a retornar a la mesa de conversaciones con los representantes sindicales, para que de buena fe, podamos agotar esta etapa buscando un acuerdo de mutuo beneficio”, agrega. (Lea acá el documento difundido con la Oferta de Minera Escondida)

Críticas a la oferta

La respuesta dada a conocer por los trabajadores este jueves puntualiza que la oferta presentada por Escondida -operada por BHP-  considera el pago de bonos de término de negociación de $4.500.000, “los más bajos de la industria en este último período”,  subraya el comunicado, y una serie de otros bonos por única vez a cambio de modificar varias de las condiciones actuales que mantienen los trabajadores, “situación que silencia la empresa -añade-, intentando mostrar un bono de término de negociación falso, ya que se paga en realidad por sacrificar actuales condiciones”.

Asimismo, se sostiene que  la propuesta pretende licitar el plan de salud, indicando que busca mejoras, pero para el Sindicato no se otorga ninguna garantía de mantención del actual sistema. Además, cuestiona que se pretende aumentar los tiempos de disposición, obligando a los trabajadores a presentarse media hora antes del inicio de la jornada; exige que los trabajadores realicen una serie de trámites laborales en sus días de descanso; modifica el bono variable anual, haciéndolo más exigente; e intenta comprar el derecho para extender los bonos de negociación a los trabajadores no sindicalizados, entre otras situaciones.

Otros puntos criticados es que la compañía, en su oferta, “rechaza todos nuestros planteamientos sobre la necesidad de otorgar un incremento de sueldos base, que se mantienen congelados desde el año 2013, mejorar los beneficios educacionales para hijos de trabajadores, establecer un procedimiento de ascenso laboral objetivo por mérito, terminar la discrecionalidad de bonos variables, entre otros”.