Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar

Mineras reducen a la mitad inversión en proyectos por nuevas condiciones de la industria

En cuatro años, la intensidad de capital de las iniciativas se redujo hasta los US$ 1.500 millones por cada una.

(Diario Financiero) La industria minera se ha estado preparando para un ciclo de precios más atractivo en el mercado del cobre. No solo haciendo sus operaciones más eficientes y rentables, a través de fuertes planes de costos, sino que también planificando una nueva oleada de inversiones, que a diferencia de lo que sucedió en el súper ciclo, no sea tan intensiva en el uso de capital.

Ese escenario, donde se tendría que volver a invertir para mantener producción, fue visualizado hace cerca de dos o tres años e implicó pasar de grandes proyectos por miles de millones de dólares, a expansiones más acotadas o secuenciadas, que permitieran ir rentabilizando lo invertido de manera más expedita.

Hoy, que el cobre ha tenido un alza de precio, superando los US$ 3 la libra, está haciendo evidente todo este trabajo.

Minera Collahuasi, la segunda faena que más produce en el país al medirlo de forma unitario, es parte de esta tendencia. Hace unos días ingresó a trámite ambiental un proyecto por US$ 302 millones para realizar obras complementarias que le permitan asegurar su capacidad autorizada.

Desde la empresa recalcaron que estas obras, que incluyen la instalación de un quinto molino de bolas, no son parte de una expansión mayor. El presidente del sindicato de la firma, Felipe Román, comenta que no se ha hablado de una gran expansión como la que hace algunos años se pensó, sino que de “concentrarse en inversiones menores que entregan resultados a corto plazo”.

Codelco también ha hecho algo similar, secuenciando el desarrollo de sus proyectos estructurales. También está rediseñando iniciativas, para hacerlos de forma modular, como Andina 244, una inversión que no prosperó.

La escala de los proyectos ha bajado. Cálculos realizados por la consultora Plusmining reflejan que el promedio de inversión por proyecto en el país ha caído fuertemente en los últimos años.

Si en 2013, año récord en inversión en esta industria, la intensidad de capital, es decir el monto que se destina para sacar adelante una iniciativa, estaba sobre los US$ 3 mil millones, ahora esa cifra se redujo a la mitad.

“Las condiciones para la minería se han vuelto más complejas, por lo que la rentabilidad de los proyectos ya no justifica un esfuerzo de inversión tan significativo, especialmente para los desarrollos greenfield, los cuales brillan por su ausencia en el portafolio de inversión”, sostiene Juan Carlos Guajardo, director ejecutivo de Plusmining.

Esto se mantendrá en los próximos años. “Lo que hoy vemos son expresiones de esas decisiones que se vienen gestando desde que el fin del superciclo, el que dejó en evidencia que las apuestas de gran escala no agregaban valor en la medida de lo esperado”, agrega Guajardo.

Expansiones con calma

Esta tendencia respondería a los aprendizajes de la industria luego del boom minero, que a larga terminó por cancelar proyectos que no eran rentables con bajos precios del cobre.

El vicepresidente ejecutivo de Cochilco, Sergio Hernández, comparte esa visión y asegura que “las empresas aun están cautelosas con respecto a esta repentina alza del precio, pero la industria ha aprendido a tomarse las cosas con calma y a planificar a largo plazo”.

Agrega que “lo que sí podemos afirmar, es que se ha retomado la confianza, por una perspectiva de mejoría en el precio”.

En la industria coinciden en que apostar por expansiones más que por nuevos desarrollos es el paso lógico para una industria golpeada durante los últimos años y que busca sanear su situación antes de reactivar grandes proyectos.

Hernández agrega que “las iniciativas que estamos viendo recientemente buscan, primero, optimizar las operaciones actuales; y, posteriormente, desarrollar proyectos no solo de menor Capex, sino más armónicos con la volatilidad de los precios y de la estructura actual de oferta y demanda”.

Para el director de Minería de la Universidad Central, Miguel Ángel Durán, no hay posibilidades de que se retome una tendencia expansionista, ya que “las compañías están recién recuperando su valor. Actualmente están tratando de reducir deuda, y algunas recién han comenzado a pagar dividendos”.

El ex ejecutivo de Anglo American dice que apostar por desarrollos modulares o expansiones, tiene una ventaja al momento de tramitar permisos ambientales, los que presentan cada vez más complejidades, en especial para grandes iniciativas que parten desde cero.

Temas Asociados