(Pulso) Alberto Salas: “Valoramos que se esté dando la posibilidad de discutir y ponderar las diferentes visiones”

El cúmulo de propuestas para la reforma al Código de Aguas hechas por el ejecutivo el miércoles, ha generado varias reacciones dentro de los gremios. Si bien las asociaciones han iniciado un análisis de las posibles implicancias de estos posible cambios en la institucionalidad, aún prefieren estudiar bien las propuestas antes de emitir un juicio.

Alberto Salas, presidente de la Sociedad Nacional de Minería (Sonami), explica que han “realizado una revisión preliminar y general de la Indicación Sustitutiva para reformar Código de Aguas ingresada por el Ejecutivo al Congreso. Se trata de una indicación que requiere un estudio profundo”.

No obstante ello, dentro de la industria minera se comenta que la iniciativa propuesta por el gobierno podría generar un escenario distinto al que se vive desde 1981, año del que data el código actual.

Al respecto, Salas señaló: “La indicación sustitutiva ingresada nos parece muy relevante, en el marco de un proyecto de ley que planea introducir importantes cambios en la regulación de las aguas”.

No obstante, el líder gremial resaltó que como rubro “valoramos que se esté dando la posibilidad de discutir y ponderar las diferentes visiones sobre estos temas en el Congreso, ya que son evidentemente de gran interés y preocupación nacional”.

Entendiendo que la complejidad de la reforma ha hecho que los distintos sectores opten por examinarla profundamente, ¿cuál sería su primera impresión respecto de las propuestas?

La propuesta del Ejecutivo es compleja ya que plantea modificaciones en la regulación que podrían tener importantes efectos en diversas áreas, entre ellas la minería, y es por eso que resulta necesario un detenido y profundo análisis para poder tener una opinión concreta y responsable sobre el particular.

Juan Sutil: “Cambios al código de aguas son un arma de doble filo”

¿Qué le parece la intención del gobierno de declarar el agua como un bien de uso público?

Creo que la intención es positiva y loable. Sin embargo, es muy peligrosa porque las aguas pueden ser de interés público, pero también deben tener derecho de propiedad. Lo importante es que en la normativa y en la legislación se respete el derecho de propiedad y éste sea cautelado.

¿Cómo evalúa la acción caducidad por no uso de derechos de agua?

Eso apunta básicamente a derechos de agua especulativos, que en alguna medida puedan tener algunas personas o instituciones. Eso hay que evaluarlo, y también puede ser que apunte a derechos de agua que tengan empresas eléctricas constituidas y que no están dándole uso. Por lo tanto, no están permitiendo a otros sectores que puedan usar esos derechos.

Los cambios al código de aguas son un arma de doble filo, porque no puedes declarar caducidad por abusivo que sea. Tendrías que entrar a expropiarlo y no atentar contra el derecho propio del titular. Para mí, el derecho de propiedad es la base del crecimiento de la economía. Entonces, no es tan fácil atentar contra eso.

¿Considera suficiente la actual legislación que rige el uso y cuidado del agua en Chile?

El código de aguas efectivamente puede tener algunas cosas perfectibles, pero en lo sustancial esta normativa permite consagrar un derecho de propiedad al titular.

¿Qué alternativa propone?

Creo que los derechos podrían tener un período de vigencia. Yo, en un afluente del río Maule tengo derechos esporádicos no consultivos; no los puedo transformar en consultivos porque Endesa tiene esos derechos de agua. Y ellos no los usan, por lo tanto, en esos casos el Estado los debe revisar.

Raimundo Valenzuela: “La especulación es algo que nunca debió haber ocurrido”

¿Van en la senda correcta los cambios que impulsa el gobierno en el código de aguas?

No creo que sean un bien público, porque de ser así los dejarían botados. Pero en lo que sí estoy de acuerdo es que las aguas no las puedan comprar las empresas o especuladores que las mantienen bajo su propiedad y no hacen nada. Aquí hay inversionistas que tienen las aguas bajo su poder y no hacen nada.

El gobierno busca terminar con la especulación. ¿Son adecuadas estas medidas que incluyen la caducación por no uso?

La especulación de las aguas es algo que nunca debió haber ocurrido.

Hoy vemos inversionistas que van y compran derechos de agua y se quedan esperando por alguien que se las compre como parientes. A la larga, debieran subirle las patentes de manera muy fuerte para que si no las ocupan les duela. Esa sería una alternativa muy interesante.

¿Por qué la vía de caducidad por no uso no debe ser tomada en cuenta?

Debieran cobrar un impuesto tremendo, mejor. Esto es como que las construcciones salieran más caras en los sitios eriazos.

¿Es suficiente la actual legislación para el cuidado del agua?

No, porque faltan ajustes. Claramente hay zonas, sobre todo en el norte, donde hay conflictos entre las mineras y los agricultores, y las primeras tienen más espaldas. Siguen comprando derechos y han secado valles completos. Este es el típico problema que ha pasado en este país, que han dejado todo al libre mercado y al final gana siempre el más fuerte y al final generas la molestia de la gente. Eso está pasando hoy. Todos quieren cambios. Si bien creo que el libre mercado es bueno, tiene que haber una cierta regulación que lo fortalezca. Aquí ha faltado regulación. No puedes dejar a toda una región como en Copiapó sin agua para la agricultura.