x

Aplicando estrictos protocolos COVID-19: Echeverría Izquierdo Montajes Industriales avanza en Proyecto Quebrada Blanca Fase 2

Para enfrentar de manera más eficiente los efectos de la contingencia sanitaria y acortar los tiempos de ejecución, la compañía introdujo mejoras en los procesos y en las obras.

Con la implementación de un riguroso plan de acción que le ha permitido ir retomando paulatinamente los trabajos que se encontraban en desarrollo, Echeverría Izquierdo Montajes Industriales (EIMISA) avanza en la ejecución del proyecto Quebrada Blanca Fase 2, de Teck.

En conjunto con el agente, Bechtel, la compañía a cargo de la construcción del chancador primario, las correas overland, el stockpile y los dos túneles de recuperación, junto con sus correas de trasporte a molienda, ha podido sortear con éxito las complejidades que impuso la pandemia de COVID-19 en faena.

“Desde un comienzo, cuando debimos detener operaciones, la estrategia fue aprovechar el tiempo para adecuar la planificación de las obras, pensar en nuevos métodos constructivos y en distintas soluciones. Todo esto para que, al retomar los trabajos, pudiéramos acortar plazos sin restar la calidad y eficiencia que nos caracteriza”, destaca Cristián Vergara, Gerente de Operaciones de EIMISA.

El ejecutivo relata que a fines de marzo pasado se nos ordenó suspender las actividades en el proyecto debido a la pandemia, en las obras del proyecto “Primary Crusher, Overland Conveyor, Stock Pile And Reclaim Tunnels” de Quebrada Blanca, ubicada en la Región de Tarapacá.

Lo anterior obligó a EIMISA a reducir drásticamente el número de trabajadores que podían subir a faena, cumpliendo sólo turnos éticos para la mantención de las instalaciones y equipos que permanecían en el lugar.

Recién en julio pudieron retomar formalmente los trabajos con 80 personas, número que se ha ido incrementando hasta llegar a los 350 integrantes de la empresa que fueron autorizados para desempeñarse en las obras durante los meses de noviembre y diciembre.

“Ha habido un ambiente de mucho control y compromiso de todas las partes. Afortunadamente, el proyecto no ha sufrido un impacto mayor a lo esperable registrándose  muy pocos contagios solo al comienzo. Rápidamente se adoptaron los protocolos para aislar a la persona y a sus contactos estrechos”, resalta Vergara.

Espíritu positivo

A través de reuniones y charlas organizadas por los departamentos de Prevención de Riesgos, de Personal y de Medio Ambiente, EIMISA ha difundido información sobre el COVID-19, y promovido el autocuidado entre sus trabajadores.

“Hemos enfrentado la contingencia con un espíritu positivo, perseverancia, ganas de salir adelante y de hacer los esfuerzos para terminar con éxito el proyecto QB2, priorizando la protección necesaria para evitar contagios”, indica Vergara.

También sostiene que EIMISA desarrolla este contrato de cerca de 1,5 millones de horas-hombre, con una buena gestión de planificación, un parque de equipos de última generación, profesionales capacitados y una sólida relación con el cliente.

“Llevamos un buen avance en el edificio de chancado primario y en los muros TEM. Ya estamos llegando a la losa donde va alojado el equipo principal, el que deberíamos montar en diciembre. En el stockpile ya tenemos los túneles y trabajamos en nuestra propuesta de hacer los muros en donde descansa el Domo con hormigón postensado, lo que nos permitirá ahorrar cerca de tres meses de construcción”, destaca Vergara.

Crecimiento sostenido

“Hace diez años Echeverría Izquierdo se propuso iniciar su camino en la gran minería. Desde entonces nuestro crecimiento ha sido sostenido y hoy nos encontramos entre los cuatro actores que lideran el mercado”, asevera el Gerente de Operaciones de EIMISA.

Dice que lo anterior se refleja en la gran cantidad de estudios de oferta que se encuentra realizando la compañía para clientes importantes.

 

Comentarios

Conectate con