(El Mercurio) La caída que registró la inversión en los últimos tres años se ha convertido en un factor de preocupación y análisis para los agentes económicos y, al parecer, lo seguirá siendo. Tanto es así que el vicepresidente del Banco Central, Sebastián Claro, advirtió que “los niveles de incertidumbre y falta de confianza afectan la inversión” y que “es posible que cueste retomar tasas de inversión mayores y mantener tasas de crecimiento más altas en el corto plazo”.

El consejero manifestó esa inquietud en el marco del seminario “2016 ¿Cómo seguimos?”, que fue organizado por la Universidad Adolfo Ibáñez. En el panel también participaron el presidente de la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa), Hermann von Mühlenbrock, y el presidente de la Bolsa de Comercio de Santiago, Juan Andrés Camus.

Claro sostuvo que es “llamativo” y que debe hacerse un fuerte seguimiento al estancamiento de la productividad en los últimos tres años, a la persistente debilidad en la inversión en los trimestres pasados, y a los bajos índices de confianza, en un contexto de muy bajas tasas de interés.

El economista señaló que es “especialmente crítico que la productividad no esté incrementándose, porque es el driver del crecimiento económico”. Agregó que “al final del día, el incentivo a invertir en el capital físico y humano depende, en la práctica, del retorno esperado de los proyectos”.

Además, respecto de la caída de la inversión, indicó que “es probable que la incertidumbre genere un mayor espacio de inacción a la espera de una mayor claridad de ciertos marcos regulatorios para decidir con más certeza”.

Sofofa critica reformas

Von Mühlenbrock aseguró que “tengo absolutamente claro que no estamos en medio de una crisis económica”. Sin embargo, indicó que “hay un ambiente de reformas que atenta contra el crecimiento y el desarrollo del país”. También se mostró preocupado por la institucionalidad económica en la antesala del debate de una nueva Constitución, y dijo que sería adecuado que el Gobierno adelante que, respecto a este tema, solo tiene cambios mínimos y no modificaciones importantes.

Además, el líder de la Sofofa se desmarcó de las declaraciones del presidente de Carozzi, Gonzalo Bofill, quien acusó “hostigamiento” contra el empresariado. Von Mühlenbrock afirmó que no ve hostigamiento de los ministros contra el empresariado, aunque expresó que “me da la impresión de que el Gobierno no tiene la fuerza” para reunirse, escuchar e interesarse en los proyectos de inversión de los empresarios chilenos. En eso, marcó un contrapunto con las reuniones que sostuvieron la semana pasada algunos de ellos con los presidentes de Argentina, Colombia, y con el Mandatario electo de Perú, en el marco de la Alianza del Pacífico.

Camus, a su vez, manifestó que lo que resta de este año y el próximo serán más bien “flojos” en cuanto al crecimiento económico y “no muy auspiciosos”.