Peter Beaven: “En los países donde operamos hay contratos y acuerdos de estabilidad”

Tras el fin del DL 600 en Chile, el máximo ejecutivo de BHP Billiton plantea que su experiencia en otras regiones muestra que estos acuerdos pueden ser de muy diverso tipo.

(El Mercurio) El máximo ejecutivo de BHP Billiton en Chile, Peter Beaven, es hijo de un diplomático inglés y de una ciudadana sudafricana, y nació en Cascais, Portugal, hace 47 años. Vivió de niño en Zimbabue, Mozambique y Sudáfrica. En el país de Mandela se graduó en contabilidad en la Universidad de Natal, tras lo cual partió a trabajar en Reino Unido. Luego siguió moviéndose y viviendo en Tailandia, Indonesia, Australia y Sudáfrica. Hace cuatro años que está en Chile y hace uno como presidente de Cobre de BHP Billiton. Entró hace 10 años a esta multinacional minera.

La historia de trotamundos de Beaven se repite en las oficinas de BHP, el más grande operador privado en minería de Chile. “Es una regla para los ejecutivos de BHP Billiton ir a otro país y a otra cultura”, sostiene.

Hoy la compañía y todo el sector minero enfrentan un complejo momento, con más costos de energía, agua, laborales, y mayor competencia por capital. “El caso de Codelco no es único, ni inusual. Lo que enfrenta Codelco es representativo de lo que enfrenta la industria. La industria necesita atraer capital todo el tiempo, y la gran pregunta es cómo BHP Billiton, gana la competencia por ese capital”, explica Beaven.

Y agrega la necesidad de que en Chile la productividad crezca, pues comparada con minas muy similares ubicadas en Canadá o Estados Unidos, en Chile es la mitad. “Aquí se mueve 40 mil toneladas por persona al año; en Canadá o Arizona, 80 mil a 90 mil toneladas al año. Esa es una tremenda oportunidad, es nuestra obligación cerrar esa brecha de productividad”, dice.

Esta semana Pampa Norte (la unidad de negocios de la firma que agrupa a Spence y Cerro Colorado) anunció una reducción del 6% en su dotación debido a costos y baja en las leyes del mineral. Cerro Colorado, en particular, está, asimismo, en proceso de conseguir autorizaciones medioambientales para extender su vida útil. Si no lo logra, dicha faena debería cerrar a partir de marzo de 2015.

-¿La reducción de personal se puede extender a Minera Escondida?

“Es diferente la situación. En Escondida tenemos otras oportunidades para aumentar nuestros flujos, necesitamos mover más toneladas (de minerales). Es posible crecer y reubicar a la gente en nuevas actividades”.

-¿Tuvo algún efecto en el recorte de dotación lo que pasó con Cerro Colorado, donde el seremi de Medio Ambiente se manifestó contrario?

“Lo que hizo el seremi está fuera de la institucionalidad. Él hizo un comentario personal en mitad de un proceso y eso no se hace”.

-¿Qué van a hacer?

“La autoridad hizo lo debido, sacó a la persona de su cargo por haber cometido una imprudencia desde el punto de vista del estatuto administrativo y de la evaluación ambiental”.

-¿Se vició el proceso?

“Confiamos en el proceso, sea cual sea el resultado. Hemos hecho esfuerzos enormes por juntar la información que la autoridad nos pide. Y la gran diferencia es que lo que estamos evaluando son los siete años adicionales de Cerro Colorado, que implican producir exactamente lo mismo que hoy y usar la misma cantidad de agua. Esa evaluación es de los siete años adicionales, no de la vida de Cerro Colorado”.

“En la mesa hay conversaciones sobre cuáles son las reales medidas de compensación que se pueden poner a disposición de la autoridad nacional y regional. BHP y Cerro Colorado estamos disponibles para tener diálogos que empujen las fronteras de las compensaciones y hacer posible la viabilidad de Cerro. Hablamos de compensaciones no monetarias”.

-¿De qué tipo?

“Creemos que podemos aportar un tipo de compensación en biodiversidad (…) Entre las compensaciones está la conservación del bofedal de Lagunillas, que es el estándar actual, pero extender la conservación a otro bofedal de características similares, lo cual es un gran precedente para el país”.

-¿Qué pasa si no se aprueba la extensión de Cerro?

“El límite más restrictivo es que en marzo de 2015 debiéramos comenzar con el cierre de la faena porque el plan minero aprobado hoy no se puede extender más allá de junio de 2015”.

-¿Alcanzan a tramitar los permisos antes de marzo de 2015?

“Vamos a andar muy, muy en el límite”.

-¿Cuántos son los trabajadores?

“Son unos tres mil”.

-¿Es una gran prueba para BHP?

“BHP Billiton ha mostrado que se pueden hacer las cosas bien y que esto tiene un efecto positivo en el largo plazo en el país, no solo en la industria minera. Como empresa estamos dispuestos a explorar las nuevas fronteras. Siempre estamos preguntándonos cómo podemos hacer mejor minería en todos los países en que operamos. Y Cerro Colorado no es la excepción. Si podemos explorar una vía que abra las puertas a una minería sustentable para el futuro de Chile, estamos dispuestos a hacerlo”.

“Cambios se ven en todas partes”

-¿Cómo ven el clima de negocios en Chile?

“Los cambios que están pasando en la sociedad chilena no son inusuales, se ven en todas partes del mundo y son una señal de madurez. No son cambios fundamentales o abruptos y lo que tenemos que hacer es saber manejarlos. Lo más importante, y en esto no nos perdemos, es que nuestro negocio es de largo plazo. Hoy tenemos planes para los próximos 40 o 50 años. En el largo plazo vemos que hay desafíos y que hay cambios, como la parte tributaria o el mundo laboral”.

-¿Qué les preocupa?

“Respecto al tema laboral, la gran preocupación es que se cierre la posibilidad que tenemos, no solo como industria, sino como país, de cerrar esta brecha de productividad, que tiene que balancearse con los derechos que tienen los trabajadores. Para eso debemos tener más espacio para el diálogo. Yo en particular y BHP Billiton en general estamos dispuestos a participar de esta discusión”.

-¿Cuán responsable son las regulaciones en la menor productividad?

“Son una mezcla de factores. En Canadá y Estados Unidos, la empresa y los sindicatos pueden tener acuerdos propios (horas extra, almuerzo, etc.) y la ley los ampara. Pero obvio que necesitamos compartir los beneficios con los trabajadores. Otro factor son nuestros sindicatos. A veces nuestros sindicatos son transaccionales y eso es algo que tiene que cambiar”.

-Ustedes tienen un plan de inversiones de US$ 5.500 millones. ¿Está en duda debido a todos estos factores?

“Nuestra mirada de largo plazo implica que vamos a empujar estos proyectos. En esa mirada hay dos caminos: uno es hacer las cosas como ahora, que es muy, muy, poco productivo, y las inversiones no son altas, porque los retornos no lo son. Otro camino es mejorar la productividad y dar el salto. Hoy Chile representa el 30% de la producción mundial. Si nos esforzamos, podría ganar posición en las próximas décadas incluso a 50%”.

-¿Hay espacio en el Gobierno para este diálogo?

“Mi percepción es que el Gobierno está involucrado en temas grandes como la reforma tributaria y educacional”.

-¿Cómo les afecta el término del DL 600? ¿Necesitan otro instrumento?

“Lo que importa son las reglas y que estas reglas creen estabilidad. El DL 600 murió y no tiene sentido tener una opinión al respecto. En los países donde operamos hay contratos y acuerdos de estabilidad y no tienen que ver con la madurez del país. Son el mecanismo por el cual el gobierno dice ‘queremos minería, en estas condiciones’ y la empresa minera dice ‘nosotros queremos hacer negocios con ustedes, pero así’. Por ejemplo, Olympic Dam (en Australia) tiene un contrato por 30 años. Cuando un proyecto minero trasciende tres o cuatro gobiernos, cualquier tipo de minería tiene que tener un contrato donde se establece la forma de operar. No es solo el tema tributario, sino lo ambiental, comunitario, laboral, de salud”.

-¿Qué opina de la Agenda Energética?

“Yo viví en Sudáfrica, donde se acabó la energía y se demoró entre seis a siete años arreglar el problema. Nosotros administramos nuestros propios problemas, hemos sentado precedentes muy importantes. ¿Es posible tener gas en Chile? Sí, es posible y lo traeremos. ¿Es posible traer gas de Estados Unidos? Sí, es posible, el gas de (la central) Kelar viene de allí. ¿Es posible introducir un nuevo actor en el mercado eléctrico? Sí, lo hicimos. Las tres cosas que parecían ser imposible, las hicimos posibles”.

Comentarios

Conectate con