x

Perú prepara segundo paquete para impulsar la inversión

Economistas no descartan un nuevo régimen tributario para el impuesto a la renta, flexibilización en el mercado laboral y una política más expansiva que la que se está realizando.

(Pulso) En medio de un apoyo popular que alcanza apenas el 25% y con una economía en desaceleración, el gobierno del presidente Ollanta Humala prepara un paquete de nuevas medidas para impulsar la inversión. El escenario elegido sería el tradicional discurso de fiestas patrias, que se celebran el próximo lunes en Perú.

Recientemente el congreso aprobó un paquete de reformas que incluye alivios tributarios y una simplificación de algunos trámites para beneficiar a las empresas, con lo cual el gobierno busca sumar entre 1,5 y 2 puntos porcentuales al crecimiento en los próximos dos o tres años. Sin embargo, los efectos de estas políticas estructurales -que le significaron a Perú un alza de calificación por parte de Moody’s- se verán plenamente en el mediano plazo. Ante esto, el gobierno planea dar a conocer la próxima semana un nuevo paquete de estímulo de corto plazo, según adelantó Humala y el ministro de Economía, Luis Miguel Castilla, confirmó a economistas en privado.

En este nuevo paquete no se descarta un nuevo régimen tributario tanto para el impuesto a la renta como para los activos de las empresas. El paquete también podría incluir medidas para flexibilizar el mercado laboral, estimó un economista.

Por su parte, el profesor de Economía de la Universidad del Pacífico y ex ministro de Trabajo, Jorge González, espera medidas para estimular la demanda, en conjunto con el Banco Central de Reserva de Perú, una política más expansiva de la que se está llevando hasta ahora y para destrabar esta inversión pública. “No esperaría más medidas estructurales, se necesita medidas para elevar la demanda”, aseguró.

El crecimiento de la economía peruana, que promedió 6,5% en la última década, se ha desacelerado debido a la caída en los precios de los commodities y a la menor demanda global. Con esto, la inversión creció apenas 1,8% en el primer trimestre y el banco central recortó su proyección para la expansión del PIB este año a 4,4% desde su estimación anterior de 5,5%. La proyección para el próximo año también fue revisada a la baja, a 6% desde 6,7%.

Ante este panorama, la semana pasada, el banco central recortó la tasa de interés de referencia desde 4,0% a 3,75%, algo que refleja una postura más agresiva de política monetaria.

El bajo crecimiento del segundo trimestre estaría afectando las expectativas de crecimiento para el próximo año. Según la última encuesta de expectativas macroeconómicas del banco central, entre abril y junio, las empresas recortaron su expectativa de crecimiento para 2015 desde 5,5% a 5,0%. “Esto podría afectar los planes de negocios así como los presupuestos de inversión para el próximo año”, recalcó el economista de Scotiabank Perú, Mario Guerrero, en una nota a clientes.

El 25 de agosto se dará a conocer el PIB para el segundo trimestre, pero las perspectivas no son muy alentadoras. “Todo hace prever que el primer semestre el crecimiento estará por debajo del 3,5%, es decir, Perú está sufriendo una desaceleración bien aguda”, sostuvo González.

Comentarios

Conectate con