x

De Gregorio ve efecto de reforma tributaria en inversión, pero “no catastrófico”

El ex presidente del BC se refirió por primera vez al proyecto impositivo, señalando que es indispensable para que el país avance en desigualdad. Sin embargo, pidió una mayor discusión.

(Pulso) Tal como había adelantado hace más de dos semanas, el ex presidente del Banco Central, José De Gregorio, se refirió ayer por primera vez -en forma extensa- a la reforma tributaria impulsada por el gobierno.

En el marco de un desayuno organizado por ChileMat, el economista de la Universidad de Chile enfatizó que “la reforma es indispensable, pero es importante que se haga de una forma que nos permita seguir creciendo y progresando. Así que aunque podamos estar de acuerdo en líneas generales, tiene que venir una discusión muy profunda en el Senado”.

En ese sentido, si bien en general transmitió una visión de apoyo a la iniciativa, tuvo críticas para el poco tiempo de debate que hubo en la primera parte de su tramitación y admitió que impactará a la inversión y por esa vía al crecimiento del PIB, aunque acotó dicho efecto.

Así, tras la reciente aprobación en la Cámara Baja, señaló que “la reforma empieza a recaudar en forma importante en 4 años más, por lo tanto no hay extrema urgencia en la discusión. Por ello, esperaría que el Senado se tome más tiempo que simplemente pedir opiniones de 15 minutos como ocurrió en la Cámara de Diputados”.

Respecto a sus consecuencias sobre la actividad nacional, De Gregorio expuso que “el aumento de la carga tributaria no es inocuo, y va a tener efectos en la inversión. No es una caída catastrófica, sino que moderada”.

Al respecto explicó que poniéndose en un supuesto extremo, “supongamos que tenemos 3 puntos de menor inversión. Eso es aproximadamente un punto menos de crecimiento de capital, y si el stock de capital cae un punto, significa 0,4% menos de crecimiento del PIB más menos”.

De todas formas, recalcó que “no sólo tenemos que ver los costos, sino que también los beneficios, porque el beneficio estará en educación, que hará un país más equitativo y con mayor paz social”.

Desde esa perspectiva aseguró que cuando hay un aumento de la carga tributaria que va a financiar gasto productivo su efecto sobre crecimiento de largo plazo es neutral.

En cuanto a las pequeñas y medianas empresas, De Gregorio afirmó que “la reforma no afecta directamente a las Pymes con utilidades bajo el tramo del 20%. En general la van a pagar las personas de ingresos más altos, aunque obviamente hay alguna contribución menor de todos, como con el tema de las bebidas alcohólicas. Entonces, obviamente nos afecta a todos, directa o indirectamente”.

Sin embargo, enfatizó en que la otra opción es “no hacer nada, pero vamos a estar expuestos a un clima económico y social mucho más polarizado. Los problemas de inequidad no se van a solucionar. Chile es un país para todos y es un gran error pensar que esta discusión es una confrontación”.

Asimismo, comentó que existen alternativas para lograr recaudar 3 puntos del PIB, recordando que “hace un tiempo con unos colegas discutimos la idea de desintegrar el sistema tributario , que va contra la lógica básica, porque en Chile el contribuyente final es la persona, pero el problema es que no tiene mucha progresividad”.

Con todo, destacó que si bien el país “ha progresado muchísimo en materia de desigualdad, no ha avanzado al ritmo que uno quisiera. A este ritmo, no podremos llegar a ser un país desarrollado en un plazo breve, a pesar de que estemos en la lista de ingresos más altos”.

Perspectivas macro

En la oportunidad, el ex titular del ente rector también señaló que Chile se encuentra en una etapa de desaceleración reflejada en todos los sectores, producto del rebote cíclico de la economía tras el alto crecimiento de los años previos.

En ese sentido estimó que la actividad podría crecer este año entre 3,2% y 3,3%, aunque “no es descartable que incluso crezcamos menos del 3%”.

En cuanto al tipo de cambio, descartó la posibilidad de que éste vuelva a terrenos parecidos a los que estaba hace un año, por debajo de los $500, y anticipó que a fin del ejercicio podría ubicarse más cerca de $570.

En materia inflacionaria, coincidió con el escenario del BC de que los altos datos de IPC son transitorios, y que en la medida en que haya credibilidad en el ente rector, esto no debería ser un problema.

Asimismo, descartó que la economía chilena esté en un período de estanflación, ya que ese término corresponde a un período de inflación alta por muchos años.

Comentarios

Conectate con