x

Desaceleración, DL 600 y un biministro marcarán la cena minera

Más que el último encuentro de Piñera con la gran minería, desde el sector ven a la cita como la ocasión ideal para dar a conocer sus inquietudes frente al cambio de gobierno.

(El Mercurio) La ausencia de temas mineros en la campaña presidencial, junto con la tendencia a eliminar muchas de las garantías que goza este sector, marcarán la pauta que este miércoles discutirán los máximos ejecutivos, dirigentes y autoridades del sector en la Cena Anual del Consejo Minero, entidad que reúne a 16 compañías de la gran minería y que representan el 95% de la producción de cobre del país.

El encuentro será una oportunidad de ver “cómo viene la mano” para la actividad en el nuevo gobierno, comenta un ejecutivo de una trasnacional.

Aunque es la última cena de la gran minería durante el gobierno de Sebastián Piñera -quien está confirmado para la cita-, las despedidas serán solo formales, “porque los desafíos son mayores”, dice un alto dirigente de la Región de Atacama. Así, esta no será una “última cena”, sino que la primera cita del sector con los hombres de la minería del probable nuevo gobierno -que ya han sido invitados- y, como tal, los acercamientos serán directos.

Aunque los discursos no están cerrados, se espera un emplazamiento directo sobre los temas que más afligen al sector y que van desde la pérdida de dinamismo hasta la judicialización de proyectos. Pero en esta ocasión no se tocaría el tema de la reforma tributaria y de la eliminación del DL 600, dos temas de los cuales aún no existen claras definiciones y que por ahora, dicen, es mejor tratar en privado.

La cena, cuentan desde un gremio, “es la ocasión indicada para plantear temas macro, pero también para hacer ver que la minería apoyará al nuevo gobierno, y que espera lo mismo de vuelta”.

Antes de la elección, los gremios y centros de estudios mineros prepararon y entregaron a los candidatos sus puntos de vista sobre los temas más complejos, en los cuales hay que trabajar.

La judicialización, detención de proyectos, trabajo con las comunidades, el desafío eléctrico, los problemas de suministro de agua y el tema laboral son los más complicados, pero también están la definición del rol de Enami, el refortalecimiento de los clústers mineros y definiciones estratégicas sobre Codelco.

Por eso, otro de los temas que rondarán la cena anual es la necesidad de intensificar el acercamiento del sector al nuevo gobierno.

“Vamos a trabajar cuatro años juntos y mientras antes empecemos a hacerlo, mejor”, dice un dirigente quien pone énfasis en la necesidad de conocer pronto al nuevo titular de la cartera de Minería.

“Ojalá sea alguien que sepa de minería y no que llegue a aprender”, dice un dirigente gremial, pero esta vez, y dada la coyuntura, dicen en el sector, incluso sería “preferible” que la cartera pase a ser ocupada por un “súper ministro”.

“El ministro de Minería siempre ha sido un pájaro raro”, dice un ejecutivo del sector, quien explica que esta es una cartera con tan pocas atribuciones que al final cumple un rol de coordinador y facilitador, pero con muy poca injerencia en la toma de decisiones.

Por eso algunos mineros se abren a la posibilidad de perder un poco de protagonismo, pero ganar en soluciones, usando una fórmula que ya se aplicó antes: nombrar un biministro que tenga bajo su mano Minería y Energía, permitiendo tomar decisiones de manera más ágil para el sector.

Pero todo esto, dicen los ejecutivos y dirigentes consultados, no es más que una idea que muestra las inquietudes de una actividad que hoy enfrenta una desaceleración y desafíos que podrían marcar su desarrollo en los próximos años. Y esta cena sería un comienzo.

Minería y Energía
Estas dos carteras podrían tener un solo ministro, para facilitar las soluciones a los sectores.

Comentarios

Conectate con