Codelco informó su decisión de terminar anticipadamente el contrato con SNC Lavalin, por el incumplimiento grave en los hitos contractuales en que ha incurrido dicha empresa en la construcción de las plantas de ácido para la Fundición Chuquicamata, obras que para la estatal son claves para adecuar las emisiones al DS N°28.

[VEA TAMBIÉN: Mermas en la Fundición de Chuquicamata son denunciadas en la Contraloría]

Entre los incumplimientos, se encuentran el retraso en los pagos a sus subcontratistas, demoras en la ejecución del proyecto y problemas en la calidad de las obras, entre otros, enunció la minera en un comunicado.

Grave incumplimiento

Codelco desarrolló seis grandes proyectos para elevar el estándar del complejo Chuquicamata, entre ellos, la construcción de dos nuevas plantas de ácido, iniciativa que fue adjudicada en noviembre de 2016 a la empresa SNC Lavalin.

El contrato por un monto aproximado de US$260 millones incluía la ingeniería de detalle, el suministro de equipos y la construcción y montaje de los mismos (EPC).

A través de una carta enviada a la empresa este lunes, la Corporación le reprochó el incumplimiento grave y reiterado de las obligaciones que le imponía el contrato.

Desde Codelco señalaron que realizaron diversos intentos para resolver las dificultades que estaba experimentando el proyecto, siendo la última de ellas en febrero pasado.

Junto con ello, la minera informó que próximamente iniciará la transferencia de la primera nueva planta de ácido a la Fundición de Chuquicamata para comenzar las pruebas en vacío, ajustes y resolución de condiciones que garanticen una operación segura.

Posteriormente, con una diferencia estimada de 15 a 20 días, se normalizará la operación con la entrada en funcionamiento de la segunda planta de ácido sulfúrico y su proceso de revisión de cada parte, y ajustes al conjunto para una adecuada condición operacional.