(Diario Financiero) Continúan las buenas noticias de actividad económica. Según informó ayer el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), el Índice de Producción Industrial (IPI) mostró una estabilización creciendo 7,6% en abril en relación al mismo período del año pasado. Si bien se ubicó levemente por debajo del consenso de los analistas (8,1%), la cifra da cuenta de una expansión generalizada en sus tres componentes.

El indicador fue impulsado por la producción manufacturera, la que sorprendió al incrementarse 11,8% en el período, su mejor registro desde marzo de 2011 y muy por sobre el 8,5% que anticipaban los analistas.

La producción minera, por su parte, avanzó 4,2% en el mes, estabilizándose luego de los incrementos de 17% y 27% anuales registrados en febrero y marzo, respectivamente, debido al efecto de la huelga de minera Escondida el año pasado.

Mientras que la producción de electricidad, gas y agua (EGA) creció un 2,8% en el período, de la mano de del aumento en las tres actividades que lo componen.

Todas cifras que para los analistas indican la confirmación de que se mantiene el alto dinamismo de la actividad, luego del crecimiento de 4,2% que registró el PIB en el primer trimestre. Aunque, eso sí, enfatizan que los registros continúan siendo empujados por la menor base de comparación tras la paralización de la citada faena a inicios del año pasado.

Las apuestas

Las estimaciones de 10 departamentos de estudios apuntan a una expansión entre 4,5% y 6% para el Indicador Mensual de Actividad Económica (Imacec) del cuarto mes del año.

Las estimaciones más altas corresponden a Itaú y el Banco Santander, mientras que la más baja es Gemines. «En términos generales no hay cambio de diagnóstico, por ahora la baja base de comparación ayuda a sostener buenos números de crecimiento en doce meses», señala el gerente general de Gemines, Tomás Izquierdo.

En la Cámara de Comercio de Santiago (CCS) prevén que el registro de abril será el mayor del año, aunque recalcan que «el análisis más profundo debe aislar el efecto de base de comparación que muestra el sector manufacturero».

Tesis con la que coinciden en BICE Inversiones: «La reactivación real de la economía comienza una etapa en que se necesitará que las mejores expectativas se concreten en mayor actividad, principalmente una mayor inversión».

BBVA Research pone el foco en los tres días adicionales que registró abril, enfatizando -eso sí- que una expansión de 5,8% en el Imacec del mes «permitirá retroalimentar favorablemente las confianzas en los próximos meses».

«La elevada producción industrial está en línea con un crecimiento del Imacec de 5,5% a 6%, que junto con el crecimiento de 4,2% en el primer trimestre, consolida la expectativa de recuperación para este año», dicen en Itaú.