(Diario Financiero) La dupla de Nelson Pizarro y Óscar Landerretche vive sus últimos días al frente de Codelco, ya que este viernes vence el plazo para que el gobierno designe a los tres directores que se renuevan en la mesa de la estatal, incluyendo al futuro presidente.

Y el desafío de mantener la política de austeridad y ahorros para la administración de Pizarro y quien asuma no será fácil.

Esto, por las 13 negociaciones colectivas con trabajadores que aún restan por abordar Codelco. Entre este grupo, la más importante es que la que ocurrirá hacia octubre, cuando vence el contrato de los trabajadores de El Teniente, donde cinco sindicatos representan a más de 3.000 trabajadores.

Y es que si bien los bonos que entregó la corporación en 2017 fueron acotados y sólo en dos negociaciones contaron con un reajuste salarial más allá del IPC, la realidad de la industria ha cambiado, con un precio del cobre más alto y con mejores perspectivas para los años que vienen, algo que algunos dirigentes ya han hecho notar.

En el caso específico de la negociación de Teniente pesará, además, el que 2017 fueron la división más rentable de toda la empresa, aportando US$ 981 millones en excedentes, más de un tercio del total alcanzado.

Con estos antecedentes es que de manera extraoficial, los trabajadores comenzaron a socializar el bono que esperan solicitar, apuntando a estar entre $ 15 millones y $ 18 millones por Bono de Término de Negociación, más otros $ 3 millones de préstamo blando.

La cifra es casi el doble de lo que se ha entregado en promedio a las distintas divisiones que negociaron en 2017, pero menor a los $ 21 millones que recibieron los trabajadores de El Teniente en 2014. Es más que lo entregado hasta ahora en las privadas .

“La idea es revisar todas las ecuaciones que están en el contrato colectivo y mejorarlas”, explica uno de los dirigentes que prefiere mantener en reserva su identidad.

La misma fuente agrega que “debemos tener mejores condiciones, independiente de la división que sea, hay que recordar que nosotros estamos siendo el sostén de Codelco y vamos a ostentar de esto para tener muchas mejores condiciones para nuestros asociados. Eso va a ser irrenunciable”.

Continuidad operacional, clave en las tratativas

A la fecha, las conversaciones respecto a la renovación del contrato colectivo no se han iniciado -aunque se ha analizado adelantar el proceso-, y es que la empresa y los trabajadores se encuentran viendo la instauración de un sistema de continuidad operacional.

Todo surgió por una propuesta de los operarios que buscan regular el antiguo sistema de traslape, reduciendo los tiempos muertos entre los cambios de turno y apuntando a una mayor productividad de la faena.

Los principales cambios radican en extender en un máximo de 20 minutos la jornada, formalizando la medida que hasta hoy es de mutuo acuerdo, extender a todos los estamentos el programa, pasando de 600 a 1.500 trabajadores, anexarla al contrato colectivo de la división, y sumar un bono de $ 13 mil diarios, lo que suma unos $ 300 mil al mes.

La propuesta será presentada a las bases sindicales, para posteriormente ser sometida a votación. De lograr un acuerdo, dicen los trabajadores, se marcaría un camino para una positiva negociación colectiva, incluso por adelantado.

En tanto, Codelco descartó referirse al tema “por respeto a la autonomía sindical y por tratarse de una materia que está aún en conversación”, dijeron.

Sierra Gorda: minera invita a sindicato a adelantar negociación

El 24 de abril, la Minera Sierra Gorda, propiedad de la polaca KGHM, invitó formalmente al sindicato de trabajadores de la empresa a adelantar la negociación colectiva.

Según informó a través de una carta, dado que el convenio vigente vence el 31 de diciembre, es que la empresa deseaba explorar una negociación “directa y constructiva, sin sujeción a las normas legales que regulan el referido procedimiento de negociación reglado, que muchas veces rigidizan las conversaciones y traen efectos adversos para ambas partes”.

El sindicato número 1 agrupa a 450 trabajadores del área de la mina de la operación, mientras otras dos organizaciones representan a los de la planta y supervisores.

“Proponemos una reunión de inicio y acuerdo sobre un plan de trabajo (…) luego de ello, sostener todas las reuniones de trabajo que sean necesarias, de forma directa entre la empresa y el sindicato, con miras a llegar a buen puerto en un plazo total no superior a las seis semanas”, señaló la empresa que agregó que tenía esperanza en lograr un acuerdo que resguardara el interés de los trabajadores con la sustentabilidad en el largo plazo de la operación.

La minera no ha tenido un inicio fácil desde que fue inaugurada en 2014. El 2016 cerró el año con pérdidas por US$ 2.643 millones y el recién pasado el déficit fue de US$ 255 millones, según reportaron a la Comisión para el Mercado Financiero.

Hace unos días, el gerente general de la faena, Robert Wunder, dijo a Minería Chilena que “Sierra Gorda SCM debe alcanzar al menos un resultado de costo que llegue a un ‘punto de equilibrio’ dentro de los próximos dos años o, de lo contrario, nuestros dueños no podrán continuar inyectando más millones de dólares para mantenernos funcionando”.

En ese contexto, los trabajadores mostraron -a través de una carta- su disposición a adelantar el proceso, pero si la empresa entrega una propuesta y parámetros concretos en torno a lo cual se busca negociar.

Con ese telón de fondo, las partes se reunieron el miércoles 2 de mayo, donde no habría habido una propuesta concreta a juicio de los trabajadores. Por eso, acordaron una nueva reunión para la semana del 21 de este mes.