Ya sea que se trate de países con gran tradición minera, como Canadá y Chile, o bien de jurisdicciones que están apostando por desarrollar la explotación metálica a gran escala, como Colombia y Ecuador, la actividad extractiva enfrenta desafíos similares. Así se pudo constatar en el seminario Minería en las Américas, realizado por Sonami en el marco de Expomin.

Temas como el cuidado ambiental, el control de los costos, el desarrollo de proyectos en zonas cada vez más remotas y carentes de infraestructura, la necesaria estabilidad jurídica, la creciente permisología, y el cada vez más influyente factor reputacional, se repitieron en las miradas de los distintos expositores.

El encuentro -que se llevó a cabo bajo el formato de un panel de conversación- reunió a presidentes y representantes de las cámaras mineras de Argentina (Caem), Marcelo Álvarez; de Brasil (Ibram), Rinaldo Mancin; de Canadá (Mining Association of Canada), Pierre Gratton; de Colombia (Asociación Colombiana de Minería), Santiago Urdinola; y de Ecuador (Cámara de Minería de Ecuador), Santiago Yépez; junto con el dueño de casa, Diego Hernández, presidente de Sonami.

Imagen del sector

 

Sobre el tema reputacional, Santiago Yépez planteó que con el inicio de la producción minera industrial en Ecuador –con dos grandes proyectos ya en construcción, como son Mirador y Fruta del Norte-, el sector tiene la tarea de dejar atrás la imagen negativa asociada a la explotaciónn ilegal y a los productores artesanales.

El tema también es sensible en Brasil, golpeado por el desastre ambiental que generó Minera Samarco.

Seminario Sonami en Expomin

Los representantes de las cámaras mineras de la región: Rinaldo Mancin (Brasil), Marcelo Álvarez (Argentina), Pierre Gratton (Canadá), Diego Hernández (Chile), Santiago Urdinola (Colombia) y Santiago Yépez (Ecuador).

 

Los ejecutivos de las diferentes cámaras valoraron que la actividad minera es apreciada en las zonas donde se realiza, pero reconocieron que es necesario fortalecer los beneficios que genera. En este sentido, Diego Hernández rescató la propuesta del ministro de Minería, Baldo Prokurica, en orden a trabajar para que una mayor parte del royalty vaya a proyectos de innovación en las regiones productoras.

Asimismo, los expositores plantearon que hoy la compañías mineras se tienen que mostrar más a la comunidad.

La demora y mayor burocracia para la aprobación de proyectos fue otra preocupación en la cual todos los panelistas coincidieron. Y como una solución a esta inquietud, también hubo apoyo general a la idea de impulsar entidades estatales que acompañen a los grandes inversiones en todo este proceso, para hacer más expedita su tramitación, pero dentro de los marcos legales.