(El Mercurio) La decisión de la minera no metálica SQM de aumentar su producción de litio en el Salar de Atacama provocaría una disminución del tiempo en que podría operar en esta zona. Esto, considerando la cuota establecida en los contratos que la firma mantiene con Corfo.

Aunque el organismo estatal ha solicitado el fin anticipado de los acuerdos que concluyen en 2030 por supuestos incumplimientos de la minera, SQM podría dejar de operar en esta área antes de esa fecha sin mediar una resolución judicial, ya que adelantaría su cuota máxima de extracción permitida.

La minera comunicó que espera tramitar un proyecto que le permitiría producir 63 mil toneladas de litio desde las 50 mil toneladas máximas que posee de capacidad actualmente.

El gerente de Estudios y Estrategia de BICE Inversiones, Agustín Álvarez, comenta que, según información de la empresa, si mantenía su actual producción SQM, alcanzaría la cuota establecida en los contratos -que bordea el millón de toneladas de litio- en 10 años o más, pero con la nueva capacidad proyectada se reduciría a unos seis años.

Explica que la empresa ha utilizado 59% de la cuota con lo que quedaría aún disponible por extraer 383 mil toneladas de carbonato de litio (LCE, por su sigla en inglés). “Tomando en cuenta el nivel de producción del 2015, la capacidad de extracción era superior a 10 años, mientras que considerando un nivel de 60 mil toneladas métricas de LCE al año, bajaría a 6,5 años aproximadamente”, especifica.

Eso sí, Álvarez apunta que “la compañía puede decidir producir a valores inferiores al de su capacidad técnica, con lo cual es incierto proyectar el año preciso en que se agotaría esta cuota”.

Otras fuentes del mercado señalan que el cumplimiento de la cuota podría ser más rápido e, incluso, el 2021 -en cuatro años más- se alcanzaría el nivel máximo.

La decisión de aumentar su capacidad a 63 mil toneladas -que estaría operando en 2018- fue bien recibida por el mercado. Banchile Inversiones, por ejemplo, subió las proyecciones de Ebitda de SQM producto de esta decisión y el avance del proyecto en Argentina.

Álvarez, en tanto, indica que dado los atractivos precios del litio en el mercado sería positivo para la compañía ejecutar la inversión. “Lo vemos como positivo, ya que el mercado actualmente está experimentando un nivel de precios muy atractivo, con lo cual conviene anticipar producción para aprovechar esta coyuntura de precios. La decisión de aumentar su capacidad de hidróxido de litio también ha sido favorable, ya que actualmente el premio respecto del carbonato más que compensa la inversión adicional”, sostuvo el analista.