Un grupo transversal de diputados, encabezados por René Saffirio, presentó una reforma constitucional que reconoce a los pueblos originarios y el carácter multicultural de la Nación chilena.

Según destacaron los autores, en nuestro país, a diferencia de la mayoría de los Estados latinoamericanos, la Carta Fundamental no reconoce a los pueblos indígenas, ni consagra sus derechos colectivos o individuales, pese a varios intentos de reformas constitucionales desde el retorno a la democracia.

“El proyecto que más ha avanzado en el trámite legislativo es un mensaje (ingresado por el Senado) de la Presidenta Michelle Bachelet, enviado en 2007, consignado con el boletín 5522. Esta iniciativa cuenta con un primer informe de la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento del Senado, que data del mes de enero de 2009. Sin perjuicio de lo anterior, el proyecto en comento no presenta mayores progresos, salvo sucesivas calificaciones de urgencia por parte del Poder Ejecutivo”, detallaron.

En la nota publicada por la Cámara se señala que la propuesta define que el Estado “valora la multiculturalidad que configura la esencia y las raíces de la Nación chilena” y reconoce, en esa diversidad, la existencia de pueblos originarios, como el Mapuche, Aimara, Rapa Nui o Pascuenses; las comunidades Atacameñas, Quechuas, Collas y Diaguita del norte del país; y las comunidades Kawashkar o Alacalufe y Yámana o Yagán, de los canales australes.

Asimismo, indica que el Estado deberá respetar, rescatar y preservar el acervo cultural de las comunidades indígenas, su cosmovisión o costumbres ancestrales y garantizar sus derechos territoriales.