(La Tercera) Un segundo informe con recomendaciones para implementar la Reforma Tributaria entregó en abril el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) al Ministerio de Hacienda.

El trabajo partió en noviembre, cuando una misión de cinco expertos del organismo llegó al país para asesorar al Ejecutivo tras la promulgación de la ley en septiembre. Una de las primeras sugerencias, plasmadas en el documento de diagnóstico que emitieron entonces, consistía en implementar un mecanismo de consulta previa con expertos tributarios para minimizar “el debate posterior sobre la normativa”.

Sin embargo, el BID constató que a la fecha se ha recurrido más bien a intermediarios profesionales entre el Fisco y los contribuyentes, “que actúan a modo de auxiliares de la administración, al mismo tiempo que asesoran a los contribuyentes de quienes obtienen la retribución de sus servicios”. Ante esto, la institución insistió en que es conveniente “diseñar y poner en marcha un mecanismo participativo más amplio, fundamentalmente con la voz de las mipyme que constituyen el universo mayor de contribuyentes”. La institución también señaló que el gobierno “debería promover la consulta con expertos tributarios que no necesariamente operen en el mercado de servicios contables y tributarios a los contribuyentes”.

Para la entidad, “la complejidad clásica de la legislación y reglamentación en materia tributaria obliga a una revisión y ajuste continuo”.

De todos modos, el BID destacó que gran parte de las recomendaciones entregadas en noviembre fueron recogidas por el Ejecutivo. “No obstante todos esos avances valiosos, se considera conveniente reforzar el seguimiento de los proyectos transversales, como el de la renta atribuida y atención al contribuyente. En este sentido persiste la recomendación de reforzar los equipos de coordinación con dos o tres técnicos expertos en estos temas tributarios”, acotó el banco.

Desde el ministerio señalaron que hace meses el Hacienda y el Servicio de Impuestos Internos interactúan con distintos actores para recoger inquietudes. Ejemplo de este trabajo, aseguran, es el que se desarrolló antes de la publicación de la circular del IVA a la construcción. “Antes de su emisión, hubo varias reuniones con la Cámara Chilena de la Construcción, con la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios y Conavicoop (…) Este método se ha utilizado y se está utilizando para abordar otras materias. Otro ejemplo es el trabajo que se ha realizado con el Colegio de Contadores”, sostienen.

Renta atribuida

El análisis del BID arrojó que el mayor desafío del gobierno a nivel normativo es el año comercial 2017, declarable para efectos tributarios en 2018. Esto, porque en ese momento entrarán en vigencia los dos nuevos regímenes básicos de impuesto a la renta de las empresas: el de rentas atribuidas y el parcialmente integrado.

“Al respecto, sería conveniente organizar y visualizar en un solo paquete el conjunto de resoluciones y circlares que deberán entrar en vigencia el 1 de enero de 2017 para emitirlas en su conjunto durante 2015, de forma de contar con todo el año 2016 para su testeo y ajuste clarificando la mayor cantidad de circunstancias posibles”, sugirió el BID.

El organismo subrayó que mientras el nuevo régimen simplificado de tributación del artículo 14 ter para mipymes se diseñó pensando en incorporar unos 850 mil contribuyentes para el año 2018 (de los cuales 89 mil venían inscritos bajo la anterior redacción del 14 ter). A marzo las nuevas inscripciones sumaban 13.445 contribuyentes, es decir, 1,76% de la meta neta.