La Compañía de Acero del Pacífico (CAP) selló recientemente un acuerdo con Minera Candelaria, de propiedad de Phelps Dodge, para ocupar sus desechos, sacar de ellos el fierro y exportarlo a Asia, mercado que representan el 40% de su facturación.

El presidente de CAP, Roberto de Andraca, señaló que China busca minerales por todo el mundo, al igual que Corea y Japón, y eso ha hecho que tengan la oportunidad única de venderles a quienes quieran. «Esperamos producir entre 3 y 4 millones de toneladas adicionales, que se suman a las 8 millones de toneladas que producimos hoy».

De Andraca asegura que estos volúmenes ya están comprometidos con varias compañías de la región en contratos de entre 10 y 15 años: un consorcio de cuatro siderúrgicas chinas, algún tonelaje también irá a Japón y probablemente una minoría a Corea.

Para llevar adelante este proyecto, CAP invertirá casi US$ 180 millones, principalmente en las plantas de concentración que deberán instalarse en la mina y en el traspaso del mineral, lo que implicará impulsarlo con agua a través de una tubería, hasta un lugar en la costa a unos 20 kilómetros al norte de Caldera, donde será embarcado.

Este plan se suma al que hace unos meses se cerró con la compañía china Jinan Steel, el que le permite a CAP vender parte del mineral limpio de los desechos de la mina El Romeral con contratos de, al menos, 10 años.

Pero la ofensiva no queda allí, ya que otro de los grandes proyectos que CAP viene revisando podría tener resultados pronto: la mina Cerro Negro, al norte de Copiapó.

Según De Andraca, «Ya estamos a unos 6 a 8 meses de saber qué contiene. Si esto es posible, tendríamos de nuevo una mina de una vida útil de entre 40 y 50 años adicionales, con 3 millones a 4 millones de toneladas de fierro, además de cobre, oro y plata».

Fuente/La Tercera