SVS propone potenciar rol fiscalizador de directores de empresas y voto de minoritarios

Mar 3, 2015

Por ejemplo, entrega herramientas a representantes para que cuenten con asesoría contable sin votación del directorio.

(Diario Financiero) Aunque sea una norma voluntaria, en la industria destacan que el proyecto de fortalecimiento de gobiernos corporativos de la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) tiene un punto a favor importante para el mercado de valores: es una iniciativa que detalla, sin dejar cabos sueltos, la forma en la que se puede ejercer y fiscalizar un buen gobierno corporativo.

[Anuncian consejo asesor para crear nueva regulación entre política y negocios]

Y considerando los escándalos financieros que han golpeado al sistema, como el caso Cascadas, Penta, y últimamente SQM-boletas de políticos, varios intermediarios pedían entrar en puntos más específicos de la norma. Así, por ejemplo, aborda la resistida consulta del tiempo que los directores dedican a esta actividad, el número de sesiones, y estimaciones de tiempo que se debe dedicar en caso de enfrentar contingencias.

También incorpora el elemento referido a que un tercero dé cuenta de la confiabilidad de las respuestas para evitar suspicacias a la profundidad de las respuestas.

Además, establece nuevos elementos respecto de la información que se proporcione sobre los candidatos a directores, y modifica la norma relativa a la información que deben publicar los emisores de manera continua y para inscripción de ellos y de sus valores, como diversidad dentro del directorio, y al interior de la organización desde los ejecutivos a miembros de la misma, consultando por edad, tiempo en el cargo, género, e incorpora información algo que ya lleva tiempo en el centro de la crítica cual es la brecha salarial.

«Los perfeccionamientos a la norma incorporan, desde una mirada profunda, temas relevantes como la responsabilidad social y el desarrollo sostenible, y también, se busca mejorar la calidad de la información reportada por las sociedades anónimas abiertas. Sobre esto último, pediremos que detallen sus prácticas de modo que la información entregada no implique solamente cumplir con la formalidad de la norma», dijo el Superintendente Carlos Pavez.

El documento estará en consulta hasta el próximo 3 de abril.

Más herramientas para directores

Cuando se destapa un escándalo financiero, por lo general surge la pregunta de cómo los directores no se dieron cuenta de que había «algo raro», pero en sociedades con un controlador fuerte, a veces no es tan simple.

El proyecto precisa que cada integrante pueda contar «con su propia asesoría contable, financiera, legal o de otro tipo, y que ello no dependa de la aprobación por parte del directorio en su conjunto o de la disponibilidad de recursos al momento que el director necesite dicha asesoría».

También fortalece el mejoramiento continuo del directorio mediante la generación de instancias en que un tercero pueda asesorar a cada director entregándole su visión respecto a cuáles son las materias o áreas en que éste se puede seguir perfeccionando.

El tiempo es un factor importante, por ello la iniciativa busca que cada integrante internalice la demanda de tiempo en situaciones normales como de crisis, y que producto de ello determine en consciencia el número de vsociedades en que podrá ser director.

Manejar los conflictos de interés

Un punto que mejora la propuesta en consulta es aquel relacionado con la forma de manejar y prevenir los conflictos de interés al interior de la compañía, avanzando en lo que había hasta ahora no sólo pidiendo que se identifiquen algunas situaciones de conflicto, sino que también el tratamiento ante la ocurrencia de éstos, y que exista un procedimiento para la actualización permanente del Código de Conducta.

Para ello, se propone que se exponga de manera conceptual «y con ejemplos las situaciones que configuran un conflicto de interés». Además, requiere que el código describa el procedimiento que debe seguir un director para declarar y resolver un conflicto de interés. En tercer lugar, se pide que el mencionado código contemple la revisión y actualización, al menos anual, de las materias abordadas en el mismo, teniendo también un responsable de monitorear permanentemente su cumplimiento.

Otro punto que se aparece en la propuesta es que haya capacitación constante para los directores respecto del código.

Mayor información

Otra de las prácticas en consulta dice relación con implementar un sistema de participación en las juntas que no requieran su participación presencial en éstas, «en especial, cuando por su ubicación geográfica no resulta eficiente, en términos de costos, hacerlo. De esta manera se debiera fomentar la participación de accionistas minoritarios en juntas de accionistas y eliminar eventuales desincentivos que pudieren inhibir la participación de inversionistas extranjeros por las dificultades que tendrán para ejercer su derecho a voto».

También, que exista un mecanismo que informe a los accionistas e inversionistas que no estuvieran presentes en las juntas de información relevante y acuerdos que se adopten en éstas.

Finalmente en este apartado, se pide que exista un sistema o mecanismo amigable en internet que permita aclarar y responder dudas de la compañía; y, además, que exista para el directorio un procedimiento formal para analizar y evaluar la suficiencia, oportunidad y pertinencia de las diversas revelaciones que la entidad realiza al mercado.

Diversidad en el directorio

La iniciativa incluye una nueva práctica sobre diversidad en materia de responsabilidad social y desarrollo sostenible, referida a la heterogeneidad en la composición del directorio y en la designación de ejecutivos principales.

La práctica pide «detectar y reducir las barreras culturales de la organización, o de otra naturaleza, que puedan estar afectando la diversidad de género, etnia, profesión u oficio, religión o de otro tipo, en el directorio y en el resto de la organización». Además, que el directorio promueva «la participación de una diversidad de personas en el directorio y en el resto de la organización».

Un punto que algunos consideran podría ser polémico, es que se pide a los candidatos a directores que informen su religión.

Por otro lado, en cuanto a la norma 30, se pide que en la Memoria Anual se informe en detalle la proporción de hombres y mujeres que hay en el directorio, puestos ejecutivos y la empresa en general, así como la brecha salarial entre géneros. Además, de información semejante por rangos de edad y nacionalidad.

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL

Suscríbase al Newslette Minería Chilena