x

Camilo Elton, gerente de Nexans: “El reciclaje de cobre fomenta la electrificación y contribuye a la carbono neutralidad”

Entre los esfuerzos para disminuir la huella de carbono, la compañía pretende comprar los excedentes de cables de sus clientes estratégicos para generar un valor agregado a los clientes más allá de la venta del cable.

El cobre es uno de los metales que se puede reciclar sin que pierda sus propiedades mecánicas, químicas o eléctricas. Bajo ese contexto, la compañía Nexans comenzó a reciclar cables de cobre para generar un valor agregado a las ventas y generar un impacto positivo en el medioambiente.

El gerente general de Nexans Chile, Camilo Elton, explicó a MINERÍA CHILENA el proceso de reciclaje de dichos cables, cuyo proceso reduce en cuatro veces las emisiones de dióxido de carbono y en 90% el uso de agua respecto del cobre que se extrae de las minas. 

¿Cómo nace la iniciativa de reciclaje de cables de cobre? 

Desde 2008 somos parte del grupo francés Nexans, el cual se ha fijado diversos compromisos medioambientales, sociales y de gobernanza (ESG, por su sigla en inglés), que tienen como base fomentar la electrificación y contribuir a la carbono neutralidad. Por lo tanto, en todos los países donde opera -como es el caso de Chile- se comenzaron a desarrollar servicios que, por un lado, generen un valor agregado a nuestros clientes más allá de la venta del cable, y por otroque puedan tener un impacto positivo en el medio ambiente. 

En ese contexto, a fines de 2020 se inició la implementación y puesta en marcha del reciclaje de cables de cobre, que viene a completar la cadena, ya que en los últimos tres años hemos impulsado la reutilización de los carretes de madera en donde se hace el embalaje de estos elementos. De esta forma, estamos dando los primeros pasos para implementar economía circular en nuestro producto principallos alambres y cables de cobre de uso eléctrico. 

 ¿De qué forma se está llevando a cabo el proceso? 

Nosotros, como Nexans Chile, compramos los excedentes de cables de nuestros clientes estratégicos que, dado que son saldos muy cortos que no pueden ser utilizados para instalaciones eléctricas, usualmente quedan en stock o derechamente como merma. Estos remanentes se traen a nuestra planta –ubicada en la comuna de San Miguel, en Santiago- y son ingresados a nuestra línea de reciclaje, en la cual se separa el cobre de los plásticos, reutilizando el metal para elaborar cables.  

 ¿Cuáles son los beneficios de reutilizar estos cables? 

El cobre es uno de los pocos metales que se puede reciclar sin que pierda sus propiedades mecánicas, químicas o eléctricas. Por lo tanto, estamos contribuyendo a reaprovechar un recurso natural -y por lo tanto agotable-, que hoy es valioso, impulsando su reutilización, y transformándolo nuevamente en un producto, como son los cables, con los mismos altos estándares de calidad y seguridad.  

Cabe mencionar, además, que según diversas investigaciones el proceso de reciclaje de cobre reduce en cuatro veces las emisiones de dióxido de carbono y en 90% el uso de agua respecto del cobre que se extrae de las minas. Y el consumo de energía es aproximadamente cinco veces menor. Otro efecto adicional importante y positivo que logramos con esta iniciativa es que generamos liquidez a nuestros clientes, al comprar inventarios inmovilizados y que le podemos dar una utilidad, para que no se conviertan en residuos. 

 ¿Cuáles son los desafíos de esta iniciativa? 

El cobre es uno de los pocos metales que se puede reciclar sin perder sus propiedades.  Además, para implementar esta iniciativa en Chile se aprovechó toda la experiencia del grupo en este ámbito. Hace doce años que Nexans y el grupo SUEZ tienen una alianza a través de la empresa Recycables, líderes en el reciclaje de conductores eléctricos en Europa. Estamos usando su conocimiento y tecnología para que este sea un proyecto exitoso. En Europa, las tasas de uso de cobre reciclado son cercanas al 50%, mientras que en Chile la cifra no alcanza al 5%; queremos contribuir a elevar ese porcentaje. 

 ¿Qué proyecciones tienen a futuro? 

 Por el momento estamos con este esfuerzo. Pero según los antecedentes que manejamos, cerca del 1% de los cables que compran nuestros clientes –que son principalmente grandes distribuidores se puede convertir en merma. Esto nos pone como meta llegar a reciclar al año 120 toneladas de cobre. Si una vivienda entre 70 y 80 mts2 ocupa en promedio 15 kilos de cobre, solo en conductores, significa que se podría electrificar con cobre reciclado poco más de 5 mil viviendas.  

Comentarios

Conectate con