Ante la baja en las leyes de minerales, las mineras han debido incrementar el volumen de material a procesar, lo que implica un aumento en la producción de relaves, un desafío técnico que concentró la atención de los asistentes al Summit Tecnológico en Minería, organizado Corfo.

En la instancia, Pedro Berrios, ingeniero jefe de la Oficina de Gestión de Emergencias y Prevención de Riesgos de Sernageomin, aludió a la complejidad que conlleva el incremento de la producción de relaves que se proyecta para los años venideros, pasando de 600 millones de toneladas producidas en 2014 a unos 1.100 millones de ton en 2035.

Esto implica la necesidad de avanzar en mecanismos que permitan optimizar su disposición, además de evitar la ocurrencia de incidentes, como el colapso de una represa en la localidad de Brumadinho en Brasil en enero pasado.

[VEA TAMBIÉN: Iniciativa que modifica norma de cierre de faenas se convierte en ley]

Su visión fue complementada por Felipe Saavedra, investigador del Centro Internacional de Excelencia – SMI-ICE-Chile, quien señaló que la economía circular conlleva la oportunidad de eficientar los procesos mineros, además de visualizar estos residuos como recursos, lo que implica diversas oportunidades económicas para la industria.

El especialista expuso cómo la minería australiana está abordando este reto, mencionando una iniciativa de reprocesamiento de relaves, en Century Mine, que contempla la inyección de agua a alta presión, produciendo una pulpa que contiene zinc y que puede ser tratada.

Destacó además la reutilización de los rajos de la mina Kidston Gold, para la generación de hidroelectricidad, debido a que están en diferente altura, junto con la instalación de paneles solares y turbinas eólicas sobre los relaves de la operación.

Proyectos en Chile

En el marco de la actividad, Manuel Caraballo, investigador asociado del Advance Minning Tecnology Center (AMTC) de la Universidad de Chile, se refirió al programa “Identificación, cuantificación y extracción (bio) tecnológica de minerales/elementos de valor contenidos en depósitos de relaves”, también conocido como “Relave Sustentable”, liderado por Codelco Tech, coejecutado por AMTC, Minera Valle Central y Solvay, apoyado por Corfo, Alta Ley, el Gobierno de Chile y el Ministerio de Minería.

En su presentación, el académico resaltó que una detallada caracterización química y mineralógica inicial del relave es esencial para su óptima evaluación geoquímica, geoestadística, económica y ambiental. Junto con ello, indicó que la evaluación económica del reprocesamiento de relaves ha de incluir una valorización económica de aspectos ambientales, además de que el cierre y post cierre de una faena minera debe implementarse de manera integrada durante la vida de la mina.

De igual forma, aseguró que la recuperación de ciertos elementos de valor del relave, como el cobalto desde la pirita, puede generar tanto beneficios económicos como ambientales. Además, la obtención de un relave químicamente estable permite un uso seguro del mismo en la generación de productos alternativos, como por ejemplo geopolímeros.

La búsqueda y exploración de potenciales elementos de valor presentes en los residuos mineros también fue abordada por Irene Aracena, geóloga de JRI Ingeniería, quien expuso los alcances y resultados del Programa de Investigación y Desarrollo para la Recuperación de Elementos de Valor desde Relaves, impulsado por Corfo.

La iniciativa se orientó a la Franja Ferrífera, localizada en la Cordillera de La Costa, a lo largo de las Regiones de Atacama y Coquimbo, por contar la mayor concentración de depósitos de relaves a nivel nacional.