x

Hermanos Briones lanzan OPA y consolidan control de Cementos Bío Bío

A través de Invesa, intentan adquirir el porcentaje de la empresa que actualmente está en manos de minoritarios.

(Diario Financiero) Más hitos suma por estos días la familia Briones en Cementos Bío Bío. Los hermanos Juan Pablo y Hernán Briones Goich, a través de Inversiones y Desarrollos (Invesa), lanzaron ayer oficialmente una Oferta Pública de Adquisición de Acciones (OPA) por 54.208.259 papeles de la cementera.

El hecho ocurre después que en noviembre recién pasado los hermanos controladores de Invesa concretaran la compra de 13,1% de las acciones que estaban en poder de la brasileña Votorantim, a un precio de $ 847 por acción.

Así, en total, Invesa canceló poco más de $ 29 mil millones (alrededor de US$ 46 millones).

Actualmente, son propietarios del 39, 51% de la cementera.

Sin embargo, lo anterior, sumado a otras sociedades que son parte del pacto controlador, donde participan hermanas de Juan Pablo y Hernán (ver relacionada), significó que el grupo obtuviera más de dos tercios de la propiedad (79,48%), por lo que por ley deben presentar una OPA a los accionistas minoritarios.

Así fue ratificado a través de un documento de la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) enviado al gerente general de la empresa el 29 de noviembre pasado, en el que contestaba una consulta sobre la obligatoriedad para Invesa de realizar una OPA por el resto de las acciones de la cementera.

De concretarse la operación, la firma de los hermanos Briones desembolsaría un total de US$ 70 millones, a un precio de $ 847 la acción. Hay un 20% de la compañía en juego.

Transformaciones importantes

Los movimientos al interior de la compañía se dan además en medio del anuncio que dio a conocer Cementos Bío Bío hace pocos días en relación a uno de sus ejecutivos.

A través de un hecho esencial se informó que un histórico de Latam Airlines, Enrique Elsaca, asumirá la gerencia general a partir del 1 de enero, en reemplazo de Iñaki Otegui, quien ocupará el cargo hasta fines de diciembre después de haber presentado su renuncia hace algunas semanas.

Las tratativas en torno a los movimientos de la cementera estarían siendo manejados en absoluto hermetismo entre sus protagonistas. De hecho, según comentan cercanos a la empresa, es un hecho que la firma está en un proceso de transformaciones importantes, por lo que se deja abierta la puerta a más cambios en el futuro.

Los movimientos que marcaron la transición del clan

El clan familiar de los Briones, conformado por cinco hermanos, ha experimentado diversos cambios en los últimos años.

Desde hace un tiempo estaban en conversaciones para definir la mejor forma que les permitiera resolver las diversas visiones que tenían sobre el futuro de las firmas y el ingreso de renovadas generaciones al grupo.

Los cambios comenzaron en 2007 cuando Felipe Briones Goich se retiró y se quedó con el control absoluto de Pesquera Yadrán, más capital de trabajo. La firma -enfocada en el cultivo de salmones y truchas- en ese entonces era vista como una de las compañías que más expectativas generaba en el sector, ya que Briones tendría la misión de duplicar su tamaño y ubicarla entre las diez principales del rubro.

De hecho, según se consigna en la memoria anual de 2016, en lo referido al efecto en resultados durante el año pasado, la compañía obtuvo una utilidad de US$ 5,5 millones, mientras que durante 2015 las pérdidas alcanzaron a US$ 28,7 millones.

Con las hermanas

A pesar que se habían mantenido juntos desde el año 2007, cuando dividieron sus negocios con Felipe Briones Goich, en el 2012 la familia Briones Goich realizó una profunda reestructuración accionaria en Invesa que llevó a que las hermanas Anita y Loreto Briones Goich optaran por dividir negocios con sus hermanos Hernán y Pablo y su madre, Sylvia Goich.

De esta forma, las hermanas dejaron Invesa y, a cambio, habrían recibido acciones de Bío Bío y un pago en dinero, trascendió en ese minuto. De todas formas, este hito marcó la segunda división societaria de la familia tras la muerte del fundador del grupo, Hernán Briones Gorostiaga en diciembre de 2005.

Meses más tarde, el hijo mayor del patriarca (Hernán) selló la venta del control de Indura a la estadounidense Air Products.

La cementera controlada por Invesa es uno de los principales actores del mercado local.

Comentarios

Conectate con