x

Permisos de explotación minera llegan a su menor nivel desde 2010 y este año caen 32%

Las cifras mineras del Diario Oficial revelan que la actividad extractiva está migrando hacia el sur. Hoy, Atacama, y no Antofagasta, es la que tiene mayores concesiones para el sector.

(El Mercurio) Desde el 3 de julio de este año, los permisos para buscar minerales y explotar concesiones mineras se publican electrónicamente en el Diario Oficial. Este registro en línea permite conocer el pulso diario del acontecer de un sector que genera la mitad de las exportaciones del país y es el que más aporta al fisco. Pero los números no son halagüeños: los permisos para explotar áreas mineras han ido descendiendo desde 2013, cuando llegaron a su punto máximo. De hecho, este año llegan a su menor nivel desde 2010, con una fuerte declinación de 32%, entre enero y septiembre de 2017, respecto de igual lapso del año anterior.

Las cifras relativas a exploración, es decir, las licencias para buscar minerales, son menos dramáticas: aunque en 2016 este tipo de permisos subió levemente en relación con el año anterior, en lo que va de 2017 registran una baja de 22%.

Las concesiones de explotación, explica Jorge Hermann, de Hermann Consultores, son más estables en el tiempo y están más vinculadas al ciclo minero. Este tipo de licencias, añade, se piden “cuando hay una intención evidente de desarrollar e invertir en un proyecto minero”. En los primeros nueve meses de 2017 se han entregado 2.270 permisos de explotación, 32% menos que en el mismo período de 2016, cuando a igual fecha estas licencias sumaban 3.349. Incluso, si se considera octubre -mes que aún no ha terminado-, la caída es de más del 60%.

Este economista alerta que durante todo este año, las concesiones de explotación han ido bajando, tanto respecto del ejercicio previo, el año 2016, como en relación con los meses anteriores. Por ejemplo, en enero de 2017 se entregaron 251 permisos, pero en septiembre último, solo 178 licencias.

Esto, pese a que en los últimos meses, el precio del cobre, el principal mineral que se explota en Chile, está en alza. “Todavía existe incertidumbre sobre una recuperación vigorosa del consumo mundial y, por ende, que exista necesidad de desarrollar nuevos proyectos mineros”, explica Jorge Hermann. “En el momento en que las concesiones presenten un crecimiento con respecto al año anterior, será evidente el repunte de la minería en el futuro”, anticipa.

Menos exploración

Las cifras mineras del Diario Oficial revelan otro dato: la minería está migrando hacia el sur. Pero entiéndase bien: hacia la zona que en el extremo norte se considera sur, que viene siendo el Norte Chico y la Zona Central.

Las cifras del 2016 muestran que si hace 11 años la región en donde más había permisos de explotación era Antofagasta, con el 41,1%, hoy ese cetro lo ostenta Atacama, con el 30,4%. La Región de O’Higgins casi no tenía presencia en este registro en 2005, pero en 2016 ya llegó a 1,7%. El resto de las regiones del sur también aumenta, desde 2,3% en 2005, a 5,7% el año pasado.

Hermann explica que la exploración minera poco a poco se ha ido moviendo desde la zona norte hacia la zona sur del país, debido al agotamiento de terrenos para la exploración en el norte y el extenso potencial de una zona virgen de explotación en el sur del país. Y añade que en esta zona, el potencial minero está relacionado con la producción de minerales energéticos (gas natural, petróleo y carbón), minerales metálicos (oro, plata, plomo y zinc) y minerales no metálicos (carbonato de calcio, sílice, zeolita, turba, perlita), entre otros.

En línea con el Poder Judicial y los conservadores de minas

Desde 1932, los registros mineros se publicaban en 10 boletines distintos, que tenían algunas falencias, como que no circulaban en la fecha que aparecía en su portada, su cobertura era restringida, con formatos distintos, entre otros aspectos, explica el director del Diario Oficial, Carlos Orellana. Pero con la dictación de un nuevo reglamento del boletín oficial de Minería, dictado en 2016, se estableció el Diario Oficial como medio único, de acceso gratuito y soporte electrónico con validez legal. Este empezó a operar el 3 de julio de este año, destaca Orellana. “Por sobre el cumplimiento de su misión legal, el nuevo boletín ha propiciado de paso la integración con otros poderes del Estado, particularmente, con el Poder Judicial y los conservadores de minas (equivalentes a los conservadores de bienes raíces, pero del sector minero), permitiendo, además, generar una serie de datos a nivel nacional con estadísticas de concesiones mineras que creemos será de utilidad para empresas, universidades, organismos públicos y privados”, resalta el director del Diario Oficial.

Comentarios

Conectate con