x

Una metodología científica más allá del concepto Mine to Mill

JKTech profundiza el concepto generado por la misma empresa hace dos décadas, apuntando hacia una metodología que optimiza toda de la cadena de valor.

JKTech se fundó en Australia en 1986 con la finalidad de ser el brazo comercial del centro de investigación JKMRC (Julius Krutschnitt Minerals Research Centre), entidad que se focaliza en desarrollar investigación aplicada en minería y procesamiento de minerales con una visión muy cercana a la industria. A principios de la década de los 2000, JKTech adquirió el mismo rol en pos de apoyar comercialmente al Sustainable Minerals Institute (SMI) de la Universidad de Queensland.

En Chile, reconocido como un ente relevante si de transferencia tecnológica a la industria minera se trata, se han involucrado en una versatilidad de proyectos desde hace años. Desde 2013 están presente con oficina comercial.

Sebastián Tello, gerente de JKTech Chile, se remonta a la década de los ‘90 para explicar los primeros pasos de la empresa y el origen del concepto Mine to Mill.

Todo comenzó en JKMRC, con un equipo de investigadores especializados en fragmentación y tronadura y otro en conminución, quienes operaban de forma independiente hasta que decidieron aunar esfuerzos en conjunto en el proyecto AMIRA P483 Mine to Mill, para optimizar los procesos de la cadena de valor de la minería.

Desde entonces y de acuerdo al ejecutivo, otras compañías adoptaron el concepto y lo han aplicado en proyectos que no necesariamente agrupan a todo el proceso productivo.

En este escenario, JKTech decidió desarrollar aún más el concepto y apuntar hacia la integración de la cadena de valor, rescatando otros elementos para obtener un mayor valor. Por lo mismo, la terminología que está adoptando para marcar la diferencia es “Mine to Mill y optimización de la cadena de valor”.

De ese modo, propone aplicar una metodología científica que integre el concepto desde una postura técnica que incluye todo el know how generado.

Su objetivo es aumentar la productividad sin la necesidad de invertir capital, mejorando la eficiencia de la operación actual. Para ello es preciso conocer hasta dónde es posible llegar con los activos actuales antes de invertir.

El concepto se extiende a través de la mina con proyectos de optimización con énfasis en la ingeniería geotécnica, geometalurgia, planificación, perforación, tronadura, control de dilución, transporte de mineral, transporte de residuos, conminución, separación de minerales, separación de residuos sólidos y líquidos.

En ese sentido, prevalece una enfrentación sistemática y un seguimiento detallado para identificar si hay posibilidades de mejoras o no. “Tiene que ver con entender bien las palancas que uno tiene para modificar el rendimiento del proceso global, no de forma independiente”, sostiene el gerente.

Tello revela que el propósito es aplicar la metodología desde la planificación hasta los procesos de relave. De hecho, menciona algunos casos de éxito de minería de cobre, oro, hierro, diamante, plomo, plata, zinc, en los cuales se han logrado mejoras en producción desde un 10% hasta un 40% sin inversión de capital.  Puntualiza que la metodología, con el apoyo de la extensa base de datos que posee JKTech, se ha comenzado a aplicar desde las etapas de diseño para la evaluación de proyectos tanto greenfield como brownfield.

Proceso

JKTech ha desarrollado una metodología sistemática, que se inicia con una revisión detallada de sitio, contemplando la cadena productiva, para evaluar oportunidades de mejoras, identificar posibles limitaciones en los procesos y cuellos de botellas. Posteriormente, se realizan mediciones detalladas con el fin de establecer la línea base. Lo anterior conducirá a la toma de mediciones de todas las partes del proceso que interese intervenir y al desarrollo de modelos para ejecutar simulaciones y así evaluar alternativas en cada una de las etapas, a fin de comprobar cómo impactan en el rendimiento global y sus beneficios. De ese modo, se implementan las opciones en terreno para validar el impacto de las soluciones identificadas. Todas estas fases se respaldan con capacitaciones específicas a la metodología, a fin de asegurar la sustentabilidad de mejoras en el largo plazo.

En cuanto a la relación de JKTech con la minería, hay una flexibilidad para que ésta escoja el vínculo que desee establecer. Hay quienes entregan información, la empresa la procesa y realiza el informe. No obstante, han detectado que los proyectos son más efectivos cuando hay involucramiento por parte del cliente. Además, sugiere talleres y capacitaciones para traspasar el conocimiento a la operación y que los beneficios se puedan sustentar a lo largo del tiempo.

Se trata de un intercambio, ya que hay una adquisición de conocimiento que se utiliza para mejorar la oferta de servicios. El factor diferenciador es que no buscan la comercialización, sino apoyar la gestión de la universidad, asegurándose de que se mantenga el prestigio.

 

Comentarios

[miniorange_social_login apps="linkin" shape="longbuttonwithtext" view="horizontal" theme="default" space="10" width="340" height="35" color="000000"]