x

FMI recorta pronóstico para PIB global este año de 3,5% a 3,3% tras débil primer trimestre

Olivier Blanchard, economista jefe del prestamista, minimizó el impacto de la crisis griega en la economía mundial, aunque expresó su deseo de que el país siga dentro de la zona euro.

(Diario Financiero) El Fondo Monetario Internacional rebajó su estimación de crecimiento global para este año debido al menor dinamismo en el primer trimestre.

En la actualización de su informe Panorama Económico Mundial, el organismo prevé que la economía mundial se expandirá 3,3%, lo que se compara con la tasa de 3,5% proyectada en abril. La cifra es menor al ritmo de 3,4% registrado el año pasado. Para 2016, la institución dejó sin cambios su pronóstico de 3,8%.

La entidad explicó que el recorte se debió principalmente a un traspié inesperado en la actividad a comienzos de años, principalmente en América del Norte. La proyección para Canadá fue reducida en 7 décimas a 1,5%, mientras que la de Estados Unidos cayó desde 3,1% a 2,5%. La previsión para México también fue disminuida en 0,6 punto porcentual a 2,4%.

El Fondo sostuvo que la debilidad probablemente fue un “contratiempo temporal” y detalló que el alza en los salarios y el repunte en el empleo deberían permitir una aceleración del consumo y la inversión en la mayor economía del mundo.

Olivier Blanchard, economista jefe del FMI, afirmó que las evoluciones generales se están desarrollando como lo anticipado en el informe de hace tres meses “concretamente, una mejor recuperación en las economías avanzadas y una desaceleración en el crecimiento subyacente en los mercados emergentes y economías en desarrollo”.

Según el reporte, los factores que están impulsando una aceleración gradual en los mercados industrializados se mantienen intactos. Estos componentes incluyen las flexibles condiciones financieras, una política fiscal más neutral en la zona euro, los menores precios del petróleo y una mejora en la confianza y el mercado laboral.

Estos elementos se vieron reflejados en las correcciones al alza que experimentaron las estimaciones de España e Italia. El país ibérico crecería 3,1% este año, frente a 2,5% calculado en abril, y 2,5% el próximo, un repunte de 0,5 punto porcentual respecto de la proyección previa. Por su parte, la tercera economía del bloque monetario treparía 0,7% en 2015 y no 0,5%, antes de avanzar 1,2% en el siguiente ejercicio (anteriormente se esperaba 1,1%).

Con todo, el PIB de las naciones desarrolladas aumentaría 2,1%, ligeramente por debajo del pronóstico de 2,4% de hace tres meses.

Emergentes se frenan

En cuando al mundo en desarrollo, el FMI presagia que la expansión económica se desacelerará desde 4,6% en 2014 a 4,2%, lo que se compara con el vaticinio original de 4,3%. El Fondo anticipa que el crecimiento repuntará a 4,7% en 2016.

La ralentización refleja diversos factores, incluyendo el impacto de los menores precios de las materias primas y condiciones financieras externas más ajustadas, cuellos de botella estructurales, el reequilibrio de China y los problemas económicos relacionados con factores geopolíticos.

América Latina fue la región que experimentó la mayor revisión a la baja con un descenso de 0,4 punto porcentual hasta 0,5%. El recorte de México fue seguido por el de Brasil, cuya economía se contraería 1,5%, cinco décimas más que la predicción de abril.

Riesgos a la baja

El FMI advirtió que los riesgos para la recuperación global están “ligeramente inclinados a la baja”.

“Los perturbadores cambios en los precios de los activos y un mayor aumento en la volatilidad del mercado financiero siguen siendo un riesgo a la baja importante”, manifestaron los expertos.

El organismo liderado por Christine Lagarde reconoció la agitación provocada por la falta de resolución de la crisis griega y por el desplome de las acciones chinas.

“En Grecia, los acontecimientos que se están desarrollando poco a poco probablemente cobrarán un precio mucho mayor sobre la actividad en relación a las expectativas previas”, expresó el Fondo antes de puntualizar que dichos sucesos hasta ahora no han resultado en un contagio significativo.

“Existen pocas dudas de que Grecia está sufriendo y podría sufrir incluso más bajo el escenario de una salida desordenada de la zona euro. Pero los efectos sobre el resto de la economía mundial probablemente serán limitados”, declaró Blanchard. “Continuamos esperando y trabajando hacia una solución positiva a través de la cual Grecia se mantenga en la zona euro”, añadió.

Respecto del derrumbe de 28% que ha sufrido el índice de Shanghái desde el 12 de junio, el prestamista aseveró que “las mayores dificultades en la transición de China hacia un nuevo modelo de crecimiento, como lo ilustra la reciente turbulencia” también representan un riesgo para la economía mundial.

Comentarios

Conectate con