x

Toyota y su plan piloto para innovar en Codelco

La tecnología sería el gran salto en innovación de la estatal, que hace unos días lanzó su estrategia al respecto para la próxima década.

(La Tercera) Comunidades conectadas a través de autos equipados con acceso a internet y que, a la vez, puedan interactuar de manera remota con hospitales o servicios públicos. Suena a futuro, pero podría convertirse en realidad si la cuprera estatal Codelco logra sellar las conversaciones preliminares que desarrolla con la japonesa Toyota para echar a andar un plan piloto en algunas de las ciudades donde opera, a fines de este año o a inicios del próximo.

La tecnología sería el gran salto en innovación de la estatal, que hace unos días lanzó su estrategia al respecto para la próxima década. “Este es un momento muy significativo y trascendente para Codelco. Debemos poner en marcha de forma simultánea siete megaproyectos mineros para evitar la brusca caída en la producción y en los aportes de Chile. Codelco da este salto porque quiere ser una compañía minera atractiva para las nuevas generaciones, seguir siendo un referente en la industria mundial y estar preparado de forma robusta para los desafíos futuros”, dice Oscar Landerretche, presidente de la minera.

La firma se unió con el Centro de Modelamiento Matemático de la Universidad de Chile (CMM) y con Fundación Chile y también anunció la creación de Codelco Tec, filial tecnológica que administrará el consorcio de empresas e institutos que trabaja con la cuprera. Esta nueva filial, explica Landerretche, operará como holding y tendrá un directorio independiente.

Prioridad

Para el presidente del directorio del Centro de Infotecnología de Toyota, y uno de los nombres más importantes de Japón en el desarrollo de las telecomunicaciones, Yuji Inoue, Codelco está en el momento justo para hacer de la innovación su “primera prioridad”, dado que la minera está viviendo el envejecimiento de sus yacimientos y el endurecimiento del mineral. “Codelco debe dirigir y ser el líder de este nuevo paradigma que es la innovación y el gobierno también debe contribuir”, señala.

Además, el experto propone crear una “minería inteligente (Smart mining) que conecte y comunique operaciones y maquinarias a través de una “nube” para la minería. Inoue toma como referencia la experiencia de la división Andina, donde gracias a unos sensores que operan en las chaquetas de los trabajadores, la firma recaba datos de polvo, ruido y luminosidad en tiempo real, que luego son usados para adoptar decisiones y acciones correctivas. Pero Inoue quiere conectar esos sensores a internet y colocarlos en automóviles, con el fin de interactuar con las comunidades que están en las cercanías de las operaciones de la estatal. “La idea es poner un ‘hub’ en los autos, un router para generar una comunicación inalámbrica con el fin de proporcionar información que podría estar conectada a servicios públicos u hospitales. Con ello no sólo se podría conocer la temperatura del conductor del auto, sino también si sufre algún accidente y así poder trasladarlo a hospitales”, explica. ¿Esa tecnología existe? “No. Sería una experiencia piloto. En Japón hemos estado conversando sobre esto, pero no lo hemos desarrollado.

Sobre las conversaciones con Codelco, asegura que “si el proyecto se realiza, sería una buena noticia, Codelco sería el número uno en el mundo en su implementación”.

¿Y el costo?: dependerá del número de autos que se pueda desarrollar. “Supongamos que en los primeros ensayos usamos 10 autos. Ese sería un buen número para comenzar”, indica. Agrega que si bien estas tecnologías son caras, su implementación debe ser en pequeñas escalas. “Codelco tiene distintas divisiones, se puede empezar en una de ellas, pero hay que partir de a poco”, señala.

Esto es vital para evitar un impacto en las utilidades de la cuprera. Inoue explica que la experiencia en Toyota no ha sido muy buena aún, ya que a un año de lanzar los autos con hidrógeno, todavía no consiguen utilidades. “Su costo es mucho mayor al valor que tiene en el mercado. La nueva tecnología implica un costo, pero todo ese costo no se le puede traspasar al consumidor. Quizás dentro de cinco años haya mayores ingresos y podremos ir reduciendo el costo”, explica.

Comentarios

Conectate con