En el marco de la cumbre energética que se realiza en el marco de la Semana Cesco, Jorge Gómez, de Minera Collahuasi, destacó que la producción de cobre ha tendido a estancarse por una baja en las leyes, la incertidumbre por la oferta y los costos del suministro energético y las crecientes exigencias normativas y sociales, entre otros factores.

Advirtió que Chile afronta crecientes costos energéticos, por lo que otros países como Perú y el Congo han ido tomando ventajas.

En ese contexto, Jorge Gómez explicó que los clientes del SING han debido soportar altos precios en los últimos años, por factores como la restricción de gas desde Argentina, ante lo cual las compañías debieron recurrir al diésel y a un GNL alto. Adema se produjo el ingreso de nuevas termoeléctricas a carbón.

Por otra parte detalló que en el SING el 90% de la demanda corresponde a mineras, con un consumo 24×7, a lo que se suma el hecho que los centros de consumo eléctrico se encuentran alejados de los lugares de generación.

Explicó que la nueva demanda energética en el SING se explica por los proyectos mineros en desarrollo, la desalinización y el bombeo de agua, considerando que a 2022 la oferta energética necesariamente deberá venir de fuentes como carbón, gas o ERNC de base.

Ante este escenario se requeriría aumentar la utilización de GNL, mejorar la eficiencia del mercado eléctrico, y asegurar la certeza institucional, propiciando la zonificación, evitando sucesivos cambios regulatorios, y garantizando el desarrollo de los proyectos aprobados ambientalmente.