(Pulso) La producción de cobre, que por años permaneció estancada a nivel global, revirtió esa tendencia y alcanzó un récord durante 2013.

De acuerdo con un reciente reporte de la consultora Barclays, que monitorea los mercados que producen el 60% del cobre mundial, la industria se expandió 9% el año pasado, alcanzando un nivel de 10,9 millones de toneladas para ese conjunto de países.

Esta situación se explica, principalmente, por la entrada de nuevos yacimientos en mercados poco tradicionales, como es el caso de Congo. No obstante, Chile también creció fuertemente, aportando 350 mil toneladas anuales y fortaleciendo su posición de liderazgo a nivel mundial. De paso, fue el principal contribuidor del aumento productivo entre 2012 y 2013.

Esto, que podría ser una excelente noticia, tiene un matiz: la demanda no ha crecido al mismo ritmo, generando un alto riesgo de sobreoferta y de estancamiento de los precios. Parte de ello se está reflejando en las proyecciones de precios para este año y el próximo. El Banco Central pronosticó un precio promedio de US$3,1 este año, lejos de los US$3,32 del año pasado. El gobierno proyectó una reducción menos drástica: US$3,15 promedio este año.

Pero el consumo del metal también ha mostrado un avance, aunque más modesto.

“A octubre de 2013 el consumo de cobre refinado alcanzó las 17,4 millones de toneladas superando en 554,6 mil toneladas las registradas a la misma fecha de 2012, lo cual representó un crecimiento de 3,3%. Es importante señalar que en el informe de tendencias anterior, con información a junio de 2013, el crecimiento de la demanda en relación al mismo periodo de 2012 era prácticamente nulo”, explicó Cochilco en su último informe semanal.

“El aumento del superávit proyectado se explica principalmente por la puesta en marcha de nuevos proyectos, expansiones de operaciones existentes que en algunos casos alcanzan su plena capacidad de producción”, agrega el reporte.

Impacto en los precios
Cifras preliminares estiman que el superávit de cobre refinado habría alcanzado las 319 mil toneladas, cifra superior a lo que se proyectó a comienzos de año. Para 2014, Cochilco estima que la condición superavitaria se mantendrá, llegando a 360 mil toneladas.

¿Qué debería pasar con los precios? Según reportó ayer una de las principales mineras del mundo, BHP Billiton -que en Chile opera Escondida- las señales de mejoría en los mercados internacionales -en particular, en los mercados que más demandan cobre- podría ayudar a que el efecto que tenga esta sobreoferta sea acotado.

Una señal de que esta teoría podría ser correcta es que en las últimas semanas los inventarios han caído, a pesar de la mayor oferta.

“El crecimiento en la producción de cobre ha ejercido cierta presión a la baja sobre los precios. Pero hoy la producción de cobre es superior a la capacidad de fundición del metal. Además se observan mejores en las condiciones económicas globales, que permitirían apoyar el crecimiento de la demanda. Esperamos que el mercado del cobre vaya reduciendo su déficit en el mediano plazo”, señaló la compañía.

Por ello la empresa -que está desarrollando un ambicioso plan de expansión en Escondida, mina que en 2015 alcanzará un nivel de producción de 1,3 millón de toneladas- sigue mirando con optimismo el futuro. Ello, basado en que la menor ley de mineral en las operaciones existentes, sumado a la escasez de proyectos futuros, limitarán el crecimiento de la oferta.