La seguridad minera fue el foco principal de la jornada de inauguración de la Semana Minera APEC Chile 2019. En esta instancia, un equipo encabezado por el ministro de Minería, Baldo Prokurica, y compuesta por los delegados de las 13 economías del Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico, pudo recorrer la Mina San José de Copiapó a nueve años del rescate a los 33 mineros que quedaron atrapados en las profundidades de la faena.

Durante el lanzamiento de las actividades -que se efectuarán hasta el 8 de agosto- el secretario de Estado señaló que “se está viviendo una gran jornada para Chile y Atacama”.

Por su parte, el intendente de la Región de Atacama, Patricio Urquieta, agradeció al Ministerio de Minería por incorporar a la zona dentro de las reuniones APEC, apuntando que Copiapó tiene una identidad minera. Actividad que nos interesa desarrollar de la mejor manera posible y que sea un motor de desarrollo heredable para las futuras generaciones. Estamos convencidos de que en la medida de que las cosas se hagan bien, vamos a contar con más herramientas para alcanzar esa meta que nos hemos trazado con el Presidente Piñera, que es conquistar el desarrollo en la próxima década”.

Urquieta indicó que la actividad es una oportunidad para que se conozcan las virtudes de Atacama, el trabajo que hace su gente y cómo se están desarrollando los proyectos en minería.

Baja en el precio del cobre

El secretario de Estado se refirió durante la jornada a la nueva caída del precio del cobre, que alcanzó su nivel más bajo desde el 16 de junio de 2017. “Hoy tuvimos una nueva baja, US$2,52, eso significa que por cada centavo de dólar que baja la economía chilena, el país deja de percibir US$60 millones. Lamentamos esta situación y en esto quiero reafirmar el llamado que ha hecho el presidente Sebastián Piñera a los mandatarios de EE.UU. y China a tender puentes para poder resolver de buena manera este conflicto”.

En esa línea, el titular de Minería añadió que “creemos que la APEC en noviembre va a ser una oportunidad en donde podemos acercar a esas dos economías, porque hoy día la guerra es una pérdida para todos, no sólo para los que exportamos commodities, sino que también para las empresas norteamericanas y chinas, que han tenido que adoptar medidas de carácter monetario. Cualquiera de los escenarios que no sea el libre comercio propio de la oferta y la demanda nos genera un daño enorme”.