(Economía y Negocios online) Un fuerte discurso realizó el presidente de Elecmetal, Juan Antonio Álvarez, en medio de la junta de accionistas desarrollada ayer por la empresa ligada al grupo Claro, respecto de la investigación de dumping que viene impulsando la Comisión de Distorsión de Precios, por la importación de bolas de acero para molienda desde China.

Álvarez sostuvo que los documentos presentados en el proceso investigativo, en el que también se incluyó la participación de representantes del gobierno chino y de las propias mineras locales, son sólidos desde el punto de vista técnico, jurídico y económico.

«Estos argumentos muestran que la aplicación de cualquier medida antidumping carece de fundamentos serios o plausibles, y constituiría una aplicación antijurídica, del más añejo proteccionismo, contraria a las políticas del libre comercio internacional tan fundamentales para un país como Chile», dijo el presidente del directorio de la firma.

Elecmetal cuenta actualmente con la fábrica de bolas de moliendas más grande del mundo, la que está ubicada en China y es propiedad de un Joint Venture con una empresa de ese país.

Álvarez apuntó sus dardos a las empresas que están solicitando mantener el impuesto del 9% que fue establecido de manera transitoria en enero pasado, y aseguró que el trabajo de la firma que lidera fue romper con el monopolio que tenían otras empresas en Chile.

«Estamos orgullosos de haber hecho un aporte significativo introduciendo mayor competencia a un mercado que se había acostumbrado a funcionar con un par de actores dominantes que concentraban el 100% en participación en venta, y así lo han reconocido valientemente en el proceso las principales empresas mineras que operan en este país, partiendo por la empresa que es de todos los chilenos, Codelco, y otras que hicieron ver en este proceso los mismos puntos de vista», sostuvo.

En esta misma línea, advirtió también del efecto que tendría una medida como esta en la industria minera local, donde las bolas de acero, utilizadas para la molienda del mineral, son el segundo insumo en importancia, solo detrás de la energía. A juicio del ejecutivo, el negocio en discusión es además, de márgenes estrechos, por lo que poner resguardos de este tipo con gravámenes extras, podría sacar a algunos de las empresas chilenas que forman parte del mercado local de importación de bolas.

«Una medida de este tipo carece de fundamentos serios y no solo dañaría a las industrias a las que se aplicaría, sino que afectaría en costos y calidad de los insumos de una de las industrias más importantes de Chile, como es la minería, así como las relaciones económicas con uno de nuestros principales socios comerciales».

Complejidad para hacer negocios

En su presentación ante los accionistas de la compañía, Juan Antonio Álvarez adelantó que si bien no existen proyecciones para este ejercicio, «si hacemos las cosas que tenemos que hacer y se dan condiciones favorables, tenemos un más que cauto optimismo, aún en este escenario complejo».

El directivo apuntó a la dificultad que existe en el mundo para impulsar negocios ante la mayor competitividad global, por lo que destacó el acuerdo alcanzado para legislar en torno al proyecto de modernización tributaria, que calificó como «el paso correcto».

«La gran característica que hay es la complejidad, la incertidumbre y el dinamismo que están teniendo los negocios. Los impactos macroeconómicos de lo que está pasando en el ambiente global son enormes en todos los negocios en los que participa este grupo», sentenció.