(El Mercurio) Una mejoría presentaron los resultados financieros de la Empresa Nacional de Minería (Enami) a noviembre de 2018, período en el que redujo sus pérdidas en unos US$ 20 millones, según informó ayer la propia compañía estatal.

Esta variación representa una reducción de 36%, en comparación a las mermas que se registraron en el mismo período de 2017, cuando la cifra alcanzó los US$ 54,5 millones.

La reducción de las pérdidas, aseguraron, se explica en gran parte en la aplicación de optimizaciones en las operaciones y procesos que apuntaron a capturar mayor productividad de los planteles que posee la empresa. A través de mejoras en las prácticas operacionales, durante 2018 la Enami logró una mayor coordinación entre procesos para garantizar la continuidad operativa de todas sus faenas.

«Bajo la nueva administración, nuestra Empresa Nacional de Minería ha demostrado una gestión con mirada de futuro y en sintonía con el uso eficiente de sus recursos, para seguir desarrollando de forma eficiente y sostenible su labor de fomento a la pequeña y mediana minería de nuestro país», dijo el ministro de Minería y presidente del directorio de Enami, Baldo Prokurica, y reconoció «el compromiso del equipo que está liderando este proceso de modernización de Enami».

Otro de los aspectos que destacaron desde la estatal tiene que ver con la puesta en marcha de la fundición Hernán Videla Lira, o Paipote, ubicada en la Región de Atacama y en la cual invirtieron US$ 56 millones, para dar cumplimiento al Decreto Supremo 28, que regula la emisión de gases.

[Vea también: Así está el escenario de las fundiciones en Chile]