(El Mercurio de Valparaíso) Los episodios de contaminación por gases volátiles ocurridos en agosto de este año tuvieron una magnitud capaz de cambiar el rumbo de Quintero y Puchuncaví. Por lo menos así lo asumió el Gobierno, que ayer ingresó a la Contraloría General de la República el nuevo Plan de Prevención y Descontaminación Atmosférica para Concón, Quintero y Puchuncaví, que busca reducir los niveles de polución en un plazo de cinco años.

Un elemento clave en la elaboración de dicho plan fue la participación ciudadana realizada hace más de un mes, dijo el jefe de la División de Calidad del Aire del Ministerio de Medio Ambiente, Marcelo Fernández, quien precisó que a partir de dicho trabajo fueron incorporados varios cambios en las herramientas contenidas en el plan, que antes sólo pretendía regular el material particulado fino y respirable (MP 2.5 y MP10).

[VEA TAMBIÉN: Quintero: Esperan incorporar observaciones a plan de descontaminación]

Finalmente, el plan fue aprobado por el Consejo de Ministros para la Sustentabilidad y establece nueva regulación para emisiones de dióxido de azufre (SO2), óxidos de nitrógeno (NOx), compuestos orgánicos vitales  (COV) y manejo de áridos y graneles.

Sin embargo, Fernández reconoció que todas las aprehensiones del Consejo fueron subsanadas. “Hicimos los ajustes, pudimos sacar la firma de todos los ministros e ingresó hoy (ayer viernes) a la Contraloría, junto a la primera norma primaria de dióxido de azufre, que también era un compromiso del Gobierno”.

[Siga leyendo esta noticia en El Mercurio de Valparaíso]