Un apropiado dimensionamiento del parque de grúas, uno de los activos de alto valor en el sector minero, resulta un factor crítico para asegurar la sustentabilidad financiera de un proyecto, sobre todo en el actual contexto de creciente demanda por competitividad e incorporación intensiva de tecnología en los procesos productivos.

Parte importante de los equipos para la ejecución, operación y mantenimiento de una iniciativa para extracción de reservas de un yacimiento radica en las grúas que asisten a la operación en prácticamente todas sus etapas.

Gustavo Carter, Gerente Comercial de Trex Chile, afirma que la empresa asumió el compromiso estratégico de asesorar a sus clientes mineros en la tarea de proyectar la capacidad y cantidad de unidades que requerirá a lo largo de la vida útil de cada faena, de manera de establecer una planificación que asegure la mayor rentabilidad para esa inversión.

“Cada hito del ciclo de vida de un proyecto minero está asociado a uno o varios tipos de grúas”, argumenta. Desde la construcción del campamento, para la instalación de los módulos. Después, en el montaje de las plantas, molinos y celdas, por ejemplo, las grúas tienen un rol importante. Más tarde, el mantenimiento de las instalaciones y equipos también requieren el apoyo de grúas, como en el cambio de revestimientos en molinos, el cambio de neumáticos de camiones de extracción y en el alzamiento de operadores en distintos puntos de la faena.

Para cumplir con este compromiso, la firma desarrolló -en alianza con KranExperts- un servicio de simulación CAD para dimensionar el parque de grúas que requiere un proyecto minero específico, incluyendo tipologías, capacidad y número de equipos.

“El servicio se basa en craniMAX, un software alemán que expresa con gráfica en 3D el resultado de cálculos específicamente generados con los parámetros de cada proyecto”, precisa Gustavo Carter. Añade que la aplicación puede simular la operación de las grúas en una faena, considerando datos como distancia, terreno, tonelaje y tipo de materiales a manipular. “A diferencia de otros simuladores, craniMAX permite asociar el modelamiento de las grúas con los planos en AutoCAD del proyecto, de manera que los datos son los mismos que en un escenario real”, acota.

“Las mineras deben preocuparse de producir cobre, sin perder tiempo ni recursos en el mantenimiento o reparación de los equipos auxiliares”, dice Carter. Una faena requiere mover y dar servicio a maquinarias y componentes de gran tonelaje, como un chancador primario, calderas, una rotopala o un tambor aglomerador, los que deben ser instalados y mantenidos en el tiempo. Algunos tienen que ser trasladados en forma cíclica, para lo cual se emplean cinco o seis grúas, en paralelo, junto con personal de apoyo y otros equipos.

“Lo más importante para ganar y preservar la confianza de clientes mineros es que sus grúas funcionen siempre que sea requerido. Es decir, no podemos permitir que la falla de una grúa impacte en la normalidad del proceso de producción de cobre, oro o lo que sea. Esa es nuestra mayor preocupación”, asevera el gerente de Trex.

La firma transnacional programa la importación de maquinarias y repuestos con perspectivas de mediano y largo plazo. “Nuestra estrategia se basa en que analizamos el pipeline de proyectos mineros a cinco años, en promedio, para determinar el stock de maquinaria, en cantidad y capacidades, que debemos tener disponible para satisfacer esa demanda futura. No reaccionamos a demandas puntuales del mercado, gracias a lo cual estamos listos para responder con agilidad y precisión cualquier contingencia”, puntualiza Carter.

Infografia_TREX