Justo al cumplir 70 años fabricando equipos para minería, la empresa BELAZ ratifica su condición robusta y visión global. La gigante de Belarús está quebrando sus propios paradigmas tecnológicos al presentar sus nuevos modelos de equipos autónomos, basados en conceptos de Industria 4.0 con los que promete el costo total de propiedad más competitivo del mercado.

Como parte fundamental de este proceso, BELAZ estableció una asociación estratégica con la compañía VIST Robotics -proveedor ruso de tecnologías autónomas- con el fin de desarrollar camiones y otros equipos mineros que no requieren intervención humana directa.

El acuerdo fue suscrito en el marco de la feria Innoprom -principal exposición del rubro en Rusia-, por los principales ejecutivos de BELAZ y VIST Robotics, junto al contratista minero Region 42. La iniciativa a ejecutarse en esta operación comprende cinco camiones de 130 ton que trabajarán en dos modalidades: robótica, sin operadores a bordo, pero con monitoreo y control remoto desde el centro de operaciones; y autónoma, en que los vehículos sólo serán controlados en forma remota ante emergencias o casos especiales.

Autónomos

Piotr ParkhomchikPiotr Parkhomchik, director general de BELAZ, manifiesta que “nuestros camiones están equipados con cientos de sensores que producen un terabyte de información en tiempo real al año, gracias a lo cual podemos monitorear su funcionamiento en cualquier lugar del mundo”.

Precisa que “la información recopilada desde las unidades, el análisis predictivo y tecnologías de aprendizaje de máquinas nos permitirán en el futuro cercano proporcionar a nuestros clientes una gama completamente nueva de servicios inteligentes, para incrementar la eficiencia operativa de los camiones, realizar análisis predictivos y migrar a una política de mantenimiento basada en la demanda y no en ciclos regulares”.

Estimaciones de la compañía indican que los clientes pueden recuperar su inversión en solo 12 meses al utilizar equipos robóticos BELAZ para minas inteligentes. Este resultado se fundamenta en ahorros en tres ámbitos fundamentales: costos de la operación, productividad por unidad y disponibilidad. A lo anterior se agrega la mejora en los índices de seguridad y, por ende, la reducción de detenciones no programadas.

En julio pasado, BELAZ realizó la prueba de un cargador frontal sin operador en su polígono de la ciudad de Zhodino, en Bielorrusia. El equipo fue controlado desde el centro de control ubicado a 2.500 km y se espera que inicie operaciones el próximo año en una mina de la compañía SUEK, gigante ruso productor de carbón.

Foco en Chile

Con una estrategia de internacionalización consolidada en la mayor parte de los mercados europeos y asiáticos, la presencia de BELAZ en Chile data de los años 90. En 2018 robusteció su estructura local, con personal propio.

“Los equipos robotizados son una respuesta a las desafiantes condiciones financieras y operacionales del sector minero”, explica Rostislav Lavrenov, gerente general de BELAZ Latin America.

Además, Lavrenov destaca la versatilidad tecnológica de sus productos. Por ejemplo, los clientes pueden elegir motores y sistemas de transmisión de distintas marcas de gran prestigio, lo que brinda beneficios de acuerdo a la experiencia y características de sus mantenedores o demandas específicas de la operación.

El proveedor busca proyectar su trayectoria de 70 años y posicionarse en todos los segmentos de la industria minería en Chile. “Tenemos negociaciones avanzadas con varias mineras medianas y grandes para incorporar nuestras flotas a sus operaciones. Queremos demostrar nuestras capacidades y experiencia para aportar soluciones tecnológicas modernas, seguras y completas, pero con costos de inversión en Opex y Capex más competitivos”, asevera.

BELAZ